Sentencia sobre International Buddhist Confederation

CASO 44-2018: International Buddhist Confederation (IBC)

SENTENCIA ÉTICA

 

Estimados Fiscal, Defensor Público, Embajador, Secretario y Miembros del Jurado del Comité Internacional de Ética Budista (CIEB) y Tribunal Budista de Derechos Humanos (TBDH), respecto del Caso 44-2018 contra International Buddhist Confederation (IBC), por medio de la presente, en el día 27 de Mayo de 2018, se deja constancia de que se ha concluido el juicio para analizar la violación a los Derechos Humanos y a la Ética Budista realizada por el acusado. Este Caso ha sido llevado a cabo como consecuencia de los Casos previos de Ashin Wirathu, Myanmar, State Sangha Maha Nayaka Committee, Lama Lobzang, Sogyal Rinpoche & Dzongsar Khyentse Rinpoche.

Luego del análisis de la presentación del Caso y la validación de pruebas, se ha procedido con la votación de 7 miembros del Jurado, confirmándose que existieron 7 votos de Responsable para International Buddhist Confederation (IBC)por los graves delitos de Violación al Derecho Internacional de los Derechos Humanos y Violación al Derecho Budista Internacional.

El Tribunal Budista de Derechos Humanos ha podido comprobar que International Buddhist Confederation (IBC) ha brindado impunidad y no ha sancionado a sus miembros criminales, como Bhaddanta Kumarabhivamsa, Lama Lobzang, Sogyal Rinpoche & Dzongsar Khyentse Rinpoche. En primer lugar, por su participación directa en la segregación social y el exterminio de Myanmar contra el Pueblo Rohingya, Bhaddanta Kumarabhivamsa del IBC ha sido condenado Responsable de Complicidad con el Genocidio y Limpieza Étnica, Crímenes contra la Humanidad y la Paz, Violación a los Derechos de los Pueblos Indígenas y Tribales, Violación a la Libertad de Expresión, Violación a los derechos de la mujer y del niño, Complicidad con Discriminación, Opresión y Detenciones ilegales contra la Sangha Budista, y Violación al Código Legal Budista. En segundo lugar, por desobedecer la orden de expulsar a Bhaddanta Kumarabhivamsa como Patrono Espiritual, se declaró al Lama Lobzang del IBC como Responsable de Violación al Derecho Budista. En tercer lugar, por cometer abusos sexuales y trabajo forzoso, se declaró a Sogyal Rinpoche del IBC como Responsable de Torturas y Esclavitud, Fraude y Crimen Organizado, Violación a los Derechos de la mujer, Violación al Derecho Budista y Crímenes contra la humanidad. En cuarto lugar, por brindar apoyo a las acciones criminales de Sogyal Rinpoche, se declaró a Dzongsar Khyentse Rinpoche como Responsable de Complicidad con Crímenes de lesa humanidad, Violación al Derecho Budista y Ofensa Suprema contra la moralidad internacional y la Santidad de los Preceptos.

Debido a que el International Buddhist Confederation (IBC) es una Comunidad Espiritual Global (Maha-Sangha), esta organización debe encontrarse regulada no sólo por el Derecho Internacional de los Derechos Humanos sino también por los principios del Derecho Budista Internacional establecidos por el Comité Internacional de Ética Budista & Tribunal Budista de Derechos Humanos. Esto significa que el International Buddhist Confederation (IBC) no tiene ningún tipo de excusa válida para ignorar las Sentencias y actuaciones legales del Tribunal Budista, brindando impunidad a criminales internacionales. En este sentido, incluso aunque el IBC no sea miembro del Tribunal Budista, tiene el deber de cumplir con los preceptos de la Ética y las reglas del Derecho Internacional, no debiendo revalidar y brindar impunidad a criminales que violan las leyes más esenciales del Derecho Budista, como son los genocidas y los abusadores sexuales.

Al mismo tiempo, el Tribunal Budista de Derechos Humanos confirma que la corrupción del International Buddhist Confederation (IBC) es estructural, alcanzando las principales esferas de poder dentro de la organización, como lo demuestra el hecho de que el 14th Dalai Lama Tenzin Gyatso, Patrono Espiritual del IBC, ha tenido pleno conocimiento y no ha realizado absolutamente nada frente a los crímenes de Bhaddanta Kumarabhivamsa, Lama Lobzang, Sogyal Rinpoche & Dzongsar Khyentse Rinpoche.

El Tribunal Budista de Derechos Humanos confirma una vez más que el Estado dictatorial de Myanmar está realizando un plan de violación a los derechos humanos contra la población civil indefensa, cometiendo de forma sistemática y generalizada actos de torturas, abusos sexuales, desapariciones forzosas y ejecuciones ilegales de niños y bebés. Estos crímenes genocidas contra la humanidad y la paz son parte de un plan de Myanmar para realizar la persecución, estigmatización, discriminación, deshumanización, segregación y exterminación del Pueblo Rohingya, siendo crímenes incluso peores que los cometidos por el Nazismo durante el Holocausto judío. Sin embargo, estos crímenes han contado con el apoyo directo de Bhaddanta Kumarabhivamsa, Presidente del State Sangha Maha Nayaka Committee y Patrono Espiritual del International Buddhist Confederation (IBC), quien también ha sido apoyado y encubierto por el Secretario General Lama Lobzang del IBC.  El Tribunal Budista de Derechos Humanos confirma una vez más que los abusos sexuales, físicos y psicológicos, que durante 40 años ha realizado impunemente Sogyal Rinpoche del International Buddhist Confederation (IBC), constituyen crímenes contra la humanidad que han sido apoyados y revalidados por Dzongsar Khyentse Rinpoche del IBC.

El Maitriyana trasciende a las visiones del nacionalismo e imperialismo, criticando al Budismo auspiciado por el Estado cuando revalida violaciones a los derechos humanos. El Derecho Budista Internacional se desarrolla como centro ético y líder espiritual para contrarrestar la influencia de los poderes materialistas de Occidente y Oriente que están destruyendo el mundo. Esta estrategia frente a la guerra, injusticia, ignorancia y contaminación será conocida como el Gran Compromiso Social del Budismo Súper-Integral (Maha-Purna) del Maitriyana. En este contexto, el Derecho Budista Internacional desempeña un papel crucial al asumir audazmente el Propósito (Dharma) de difundir la Espiritualidad y hacerla crítica de las ideologías y crímenes de los Estados. La orientación internacionalista del Maitriyana lo posiciona como un Activismo Social Transnacional, construyendo conexiones pluriculturales y plurinacionales que permiten moldear y rectificar cualquier esquema social. Así, el Derecho Budista Internacional tiene una orientación global, evitando caer en los rótulos ilusorios de Budismo Oriental o Budismo Occidental. Para entender el marco práctico-conceptual de este Budismo Transnacional del Maitriyana se debe apreciar que su Activismo Social Internacional enseña una forma adecuada de resolución de los conflictos del mundo, mostrando en el aquí y ahora un acceso directo a la paz mundial, justicia social, conocimiento avanzado y salud ambiental. El Derecho Budista Internacional se desarrolla sin apego a las poderosas e influyentes escuelas budistas, estando organizado en torno al principio de transmisión de contemplación activa, sabiduría compasiva y ética humanitaria, el cual constituye el Fundamento Dinámico de todos los linajes y maestros espirituales de la historia. Incluso aunque existan tenues diferencias doctrinales, el conocimiento de los Seres Despiertos (Buddhas) siempre es el mismo: el Camino de la Verdad, la Reconciliación y el Amor. De este modo, el Maitriyana denuncia la falsedad del Budismo de la Vía Estatal (Kodo Bukkyo), demostrando que el Despertar (Bodhi), el Propósito (Dharma) y la Comuna (Sangha) nunca deben asociarse con Estados criminales y genocidas, como fue Japón durante los inicios del siglo XX y como fue Myanmar en los inicios del siglo XXI. Si bien el Derecho Budista Internacional es profundamente ecuménico y desapegado de cualquier tradición particular, denuncia las falsedades y corrupciones de aquellos budistas conservadores del régimen que están vinculados a Estados opresivos y violadores de los derechos humanos. Por ello, el nuevo movimiento espiritual del Maitriyana es socialmente reformista, oponiéndose radicalmente a la complicidad y cohabitación del Budismo falso y derechista con los Estados opresores y criminales. En definitiva, la verdadera Espiritualidad Budista tiene una visión global y un trabajo transnacional, nunca teniendo apego a un lugar determinado y nunca corrompiéndose por medio de relaciones con el Poder político y económico, pues se debe supervisar éticamente a todas las sociedades a través del Derecho Budista Internacional.

El Maitriyana puede ser considerado como un Nuevo Budismo (Shin Bukkyo) de la Liberación que se opone al Budismo Viejo (Kyu Bukkyo) del Estado, criticando a los cultos devocionales y organizaciones corruptas, como es el caso del State Sangha Maha Nayaka Committee y el International Buddhist Confederation (IBC). Sin embargo, el Derecho Budista Internacional no es realmente una creación moderna, sino que más bien es la actualización postmoderna del milenario sistema jurídico de la Civilización Budista, el cual tuvo un profundo efecto ético en la política, economía, cultura y medioambiente de decenas de Estados. El Maitriyana revitaliza el antiguo sistema del Código Legal (Vinaya) de las comunidades espirituales (sanghas) por medio de una síntesis dialéctica entre la ética y los derechos humanos, que no es más que el respeto de la naturaleza búdica latente en todos los seres sintientes, guiando a las personas y liderando a las sociedades hacia un mundo mejor o Tierra Pura. Este Derecho Budista Internacional puede entonces combatir contra la era contemporánea del Declive de la Ley Budista o Dharma (Mappo), trabajando por la evolución espiritual y la Salvación de la humanidad y de la Madre Tierra.

En conclusión, el Tribunal Budista de Derechos Humanos tiene el Propósito (Dharma) de proteger el legado espiritual del Gran Maestro Gautama Samyaksambuddha, desarrollando una teoría y práctica ética que evoluciona al Código Legal (Vinaya) por medio del Derecho Budista Internacional. El Propósito (Dharma) del movimiento espiritual del Maitriyana es proteger el Budismo Supremo de todos los Buddhas del pasado a través de de la contemplación activa, la sabiduría compasiva y la ética humanitaria, juzgando y sentenciando a aquellos individuos y organizaciones que traicionan a la Ética y la Justicia Global, como es el caso del International Buddhist Confederation (IBC), el cual ha cometido Violaciones al Derecho Budista Internacional y al Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

Siguiendo al Maestro Gautama, quien desarrolló la Comunidad Espiritual Internacional más importante en la historia del mundo, el Tribunal Budista de Derechos Humanos supervisa que las Sanghas Budistas no atenten contra la ética y los derechos humanos, nunca brindando impunidad a criminales internacionales, por lo que se ha sentenciado a la International Buddhist Confederation (IBC) como Responsable de Violación al Derecho Internacional Budista y Violación al Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

Con espíritu de reconciliación (maitri),

Maestro Maitreya Samyaksambuddha

Presidente y Juez Espiritual del Tribunal Budista de Derechos Humanos

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s