Sentencia sobre Rigpa & Sogyal Rinpoche

Caso 41-2018: Secta RIGPA & Sogyal Rinpoche

SENTENCIA ÉTICA

 

Estimados Fiscal, Defensor Público, Embajador, Secretario y Miembros del Jurado del Comité Internacional de Ética Budista (CIEB) y Tribunal Budista de Derechos Humanos (TBDH), respecto del Caso 41-2018 contra “Secta RIGPA & Sogyal Rinpoche”, por medio de la presente, en el día 1 de Abril de 2018, se deja constancia de que se ha concluido el juicio del Comité de Ética para analizar la Violación a la Ética Budista realizada por el acusado.

Luego del análisis de la presentación del Caso y la validación de pruebas, se ha procedido con la votación de 9 miembros del Jurado, confirmándose que hubo 1 voto de “Insania”, 1 voto de “Inocente” y 7 votos de “Responsable” para “Secta RIGPA & Sogyal Rinpoche” por los graves delitos de Torturas y Esclavitud, Fraude y Crimen Organizado, Violación a los Derechos de la mujer y Violación al Derecho Budista. Al interpretar y dar voz a la votación de los miembros del Jurado, se concluye que la “Secta RIGPA & Sogyal Rinpoche” no tienen ningún tipo de excusa válida para justificar sus Violaciones a la Ética Budista, pues aunque recientemente hayan solicitado disculpas públicamente, los actos de Sogyal Rinpoche no son producto de un error sino que constituyen un patrón de comportamiento criminal deliberadamente elegido durante más de 40 años, incluso siendo un comportamiento apoyado por la Secta Rigpa durante más de 20 años desde que salió a la luz pública la primera demanda legal por abuso sexual. En este sentido, el acusado “Secta RIGPA & Sogyal Rinpoche” ha realizado un plan sistemático de abusos físicos y psicológicos por medio de manipulaciones y fraudes que estafaron a miles de personas para mantener un estilo de vida egoísta de explotación sexual y laboral. Sogyal Rinpoche realizó sistemáticamente coerción y abusos sexuales, incluso creando un harén de jóvenes mujeres esclavas sexuales para obtener gratificación personal a su promiscuidad, produciendo un enorme dolor y confusión en sus víctimas, las cuales también recibieron maltrato psicológico y violencia física cotidianamente. Sogyal Rinpoche ha prometido la curación de forma fraudulenta, manipulando y explotando sexualmente a sus alumnos, usando su posición de poder para traicionar el deber ético de ayudar y liberar a sus alumnos, por lo que su total falta de Amor Compasivo pervierte todos los valores y principios éticos, causando que muchas de sus víctimas duden o descrean de la sacralidad y veracidad del Budismo. De este modo, se confirma que la “Secta RIGPA & Sogyal Rinpoche” se han aprovechado ilegalmente y han sometido a una gran cantidad de personas que buscaban aprender Espiritualidad, utilizando la violencia, el lavado de cerebro, el trabajo forzoso, la amenaza y la estafa monetaria multimillonaria como parte de su comportamiento de crimen organizado. Las evidencias del Caso han demostrado que la “Secta RIGPA & Sogyal Rinpoche”  conformaron una organización criminal o asociación ilícita, violando a los derechos de la mujer y también quebrantando los principios y preceptos éticos fundamentales del Derecho Budista, al reducir a las mujeres a meros objetos de placer sensual. Sogyal Rinpoche ha tenido un comportamiento totalmente contradictorio con la doctrina budista, instaurando un culto a la personalidad que realizó estafas millonarias y encubrió abusos sexuales sistemáticos en nombre del Budismo, alegando una Sabiduría loca o enseñanza no-convencional para justificar terribles violaciones a la Ética Budista, como la manipulación mental, la violencia física, el abuso sexual y el estilo de vida materialista hedonista. Como toda la organización RIGPA estuvo destinada a la satisfacción del comportamiento criminal de Sogyal Rinpoche, con su estilo de vida materialista y lujurioso, encubriendo sistemáticamente sus abusos y gastos millonarios fraudulentos, se confirma que RIGPA no es una Comunidad Budista (Sangha) sino una Secta Criminal con total ignorancia de lo que significa el Amor Espiritual (Metta).

En realidad, la Sabiduría Verdadera siempre debe ser Compasiva y Sana, por lo que todo maestro que hable de “sabiduría loca” o violenta estará cometiendo fraude espiritual. La sabiduría transmitida por medio de una “vía no-convencional” es indudablemente el pacifismo, la justicia, social, el conocimiento avanzado y la ecología, pues en un mundo materialista y destructivo donde es normal que existan guerra, pobreza, ignorancia y contaminación, entonces el Budismo debe adoptar la “vía no-convencional” de la contemplación activa, la sabiduría compasiva y la ética humanitaria, lo cual es esencialmente un amor al prójimo que nunca recurre a los males de la codicia, la violencia y el engaño. La mente despierta, la mente sana, es intrínsecamente “no-convencional”, siempre humilde y serena, por lo que aquellos que consideran que la promiscuidad y la violencia son vías no-convencionales realmente están manteniendo la misma vía convencional, patológica y perversa del resto de la sociedad.

El Comité Internacional de Ética Budista establece la posibilidad de llegar a un Acuerdo Conciliatorio Post-Sentencia con RIGPA en caso de que deseen la anulación de los cargos en su contra. Para poder hacer el bien, dejar de hacer el mal, y purificarse espiritualmente, siguiendo el Camino de todos los Buddhas, se sentencia que RIGPA deberá cumplir con los siguientes requisitos: 1) Donar todas sus millonarias posesiones materiales a las víctimas de Sogyal Rinpoche; 2) Declarar a Sogyal Rinpoche como un Falso Maestro Budista No-Iluminado.  Hasta que este posible acuerdo conciliatorio no suceda, el Comité Internacional de Ética Budista declara que la “Secta RIGPA & Sogyal Rinpoche” son Responsables de Torturas y Esclavitud, Fraude y Crimen Organizado, Violación a los Derechos de la mujer y Violación al Derecho Budista.

Por otra parte, el Comité Internacional de Ética Budista confirma que no es posible establecer la legitimidad de un maestro budista iluminado a partir del análisis de su celibato. Esto se debe a que existen algunos linajes y escuelas budistas que no requieren que sus maestros sean célibes, siguiendo así el Camino Medio de Siddharta Gautama que trasciende tanto al ascetismo como al hedonismo. De esta manera, el Comité Internacional de Ética Budista, por ser una organización que respeta e incorpora los conocimientos milenarios de todas las tradiciones espirituales, afirma que los maestros budistas ciertamente pueden practicar la sexualidad siempre que cumplan con los preceptos éticos fundamentales, practicando un amor recto y adecuado (samma pema) que no lastima al prójimo. Esto significa que nunca debe existir ningún tipo de manipulación, engaño, violencia y desenfreno, sino que debe existir Amor Puro y Verdadero en un clima de unión recíproca. En este sentido, siguiendo la jurisprudencia internacional sobre casos de relaciones terapéuticas, el Comité Internacional de Ética Budista declara como ilegal la práctica de la genitalidad entre maestro y discípulo por ser una práctica muy susceptible de ser empleada para la manipulación y el abuso. Sin embargo, se confirma la existencia de dos excepciones a esta regla: 1) No constituirá ningún tipo de manipulación o abuso cuando la persona que decide establecer una relación sexual no sea un actual discípulo del maestro espiritual, pues las relaciones con amistades o con exdiscípulos carecen de cualquier posible relación de dominio amo-esclavo; 2) No constituirá ningún tipo de manipulación o abuso cuando el maestro budista que estableció un matrimonio espiritual con su compañera dhármica decida practicar una relación de apoyo, aprendizaje mutuo y crecimiento-en-el-amor.

Concordantemente, en 2011 el Maitriyana estableció que el Amor Espiritual es el que enseña a tolerar el Vacío, no sintiendo miedo ni amargura porque lo que se comparte es algo Puro y Real; el Amor Espiritual es el que enseña a contemplar las flores, aprendiendo mutuamente y creciendo-en-el-amor; el Amor Espiritual es el que enseña a Despertar, tranquilizando la mente y encendiendo el Fuego espiritual en el núcleo del Ser; el Amor Espiritual es el que enseña a realizar el Proyecto de la Libertad; el Amor Espiritual es el que salva para siempre en todas las maneras en las que una persona puede ser salvada.

El Derecho Budista enseña que para poder cultivar un mundo mejor, una civilización altruista y armoniosa, es necesario cultivar e irradiar la práctica del Amor Espiritual (Metta) hacia todos los seres. Únicamente sobre este fundamento sabio y compasivo es que la sociedad puede experimentar una vida de felicidad, bondad, paz, honestidad, gentileza, apoyo mutuo, humildad, inteligencia y desapego. Esto significa que los maestros espirituales no sólo enseñan al sujeto a alcanzar el Despertar (Bodhi), sino que también enseñan a la comunidad a vivir sin enojo, hostilidad y animosidad, convirtiéndose en una sociedad libre e iluminada. Siguiendo la vía de los maestros Gautama y Jesús, el Maitriyana muestra que la clave para la Salvación y Evolución de la humanidad es el Amor Espiritual Ilimitado (Ágape) hacia todo el mundo, cultivando un espíritu reconciliador hacia todos los seres del mismo modo que las madres y padres cuidan a sus hijos.[1] Por ello, se requiere que el aprendiz practique Atención Plena en el aquí y ahora, valorando cada momento de la vida como si fuera el último, y valorando al prójimo como si fuera uno mismo, incluso a los propios enemigos, pues aquel que vive una existencia con virtudes y visión clara comprende que la vía de la codicia, el odio y el engaño conducen a la Autodestrucción de la humanidad. En este sentido, el Derecho Budista proclama que el Amor Espiritual Verdadero (Metta) debe tener un espíritu de autosacrificio, por lo que se debe renunciar a proteger al propio Ego, Ideología y Estado, para así comenzar a defender a la Vida, Espiritualidad y Madre Tierra. Esto significa que el Amor Reconciliador (Maitri) y la Compasión Suprema (Mahakaruna) promovidas por los Seres Libres e Iluminados (Arhats-Bodhisattvas) se expanden a toda la humanidad, a toda la naturaleza y a todo el Multiverso. Así, el Maitriyana muestra que la contemplación activa, la sabiduría compasiva y la ética humanitaria están basadas en la comprensión de que toda la realidad es interrelacionada e interdependiente.

El Derecho Budista tiene el Propósito (Dharma) o principio guía de crear una civilización sabia y compasiva, un mundo amigable y altruista. Esto implica que el sujeto debe ir más allá de los límites del amor romántico para adentrarse en el campo ilimitado del Amor Sublime y Espiritual (Metta) que constantemente purifica e ilumina a las emociones, pensamientos y acciones. En efecto, el aprendiz que abandona el apego al amor ordinario puede resacralizar la vida cotidiana, viviendo una existencia libre en el mundo. El Maitriyana confirma que el amor romántico no es más que un tipo primitivo de afecto que debe ser trascendido si es que el sujeto decide convertirse en un maestro espiritual y vivir sin celos, rencores e ilusiones. Los Seres Libres e Iluminados (Arhats-Bodhisattvas) incluso trascienden al amor maternal, pues su compromiso no es con la defensa de un hijo o una familia en particular, sino más bien con la protección de todos los seres sintientes. De esta manera, el Amor Espiritual (Metta) es el Propósito (Dharma) más alto por el cual una persona puede vivir, estando ampliamente relacionado con el Amor a la Verdad y al Arte, pues la Pasión Dhármica siempre ayuda al prójimo a curarse del sufrimiento y a vivir una felicidad real. Por ello, existe un profundo compromiso con la Bondad y la Belleza, aportando inteligencia y empatía en las relaciones con los demás. Según el Derecho Budista, el maestro espiritual siempre debe ser un buen amigo (kalyanamitta) que respeta y ayuda a las personas a alcanzar el Despertar (Bodhi), en lugar de ser un mal amigo (papamitta) que utiliza y manipula deshonestamente a los demás por medio de la codicia, el odio y el engaño. El Maitriyana confirma entonces que la fuerza que despierta a la mente y transforma el mundo interno es la misma fuerza de amor que salva a la sociedad y pacifica el mundo externo. Este Amor Espiritual puro e incondicional (mahametta) no sólo no produce sufrimiento, sino que es una parte esencial de la vía de la Liberación, convirtiendo a la aprendiz en una Compañera de Camino. Mientras que el amor erótico se basa en el apego y es imperfecto, impermanente e insustancial, en cambio, el Amor Espiritual se desarrolla como la fuerza más sana y poderosa del Universo, manteniendo en todo momento la humildad, la transformación y la apertura. De hecho, el Amor Reconciliador (Maitri) constituye el cuarto pilar sobre el que todo sujeto debe tomar refugio, junto con los pilares del Ser Despierto (Buddha), el Propósito (Dharma) y la Comuna Espiritual (Sangha). Por ello, el Derecho Budista recomienda a las parejas que deseen vivir con felicidad que no deben estar basadas en el sexo y el consumismo material, sino que se debe compartir un marco común de conductas, creencias y valores. Precisamente, aquel que practica el Arte del Amor Contemplativo nunca convierte al ser amado en un objeto que satisface sus necesidades, sino que en realidad lo honra en todo momento y lugar respetando su presencia como un milagro, buscando que se libere de todo apego y se despierte a la Verdad de la vida, aprendiendo y creciendo-en-el-amor. Mientras que el amor erótico se rebela contra lo Real y trata de mantener a las personas con apego y deseo egoísta, en cambio, el Amor Espiritual (Metta) es socio de la Verdad y trata de liberar a los demás de forma totalmente pura e incondicional por medio de un Deseo Sublimado. En este sentido, el Maitriyana critica totalmente a aquellos falsos maestros espirituales, como Ricardo Javier Ocampo, Adi Da y Sogyal Rinpoche, que han quebrantado totalmente los preceptos éticos de la práctica del Amor Espiritual (Metta) por medio de conductas dañinas hacia otros, pues han realizado comportamientos abusivos y coercitivos en lugar de honrar la misión de la Espiritualidad: sanar y liberar a la humanidad. Así, para que no existan manipulaciones o distorsiones, el Derecho Budista describe cómo es realmente el Amor Puro (Metta): reconciliador, disfrutable, ecuánime, sabio y compasivo, no-violento, incondicional y universal. Se trata de un Amor Espiritual (Metta) libre de apego y egoísmo, que convierte al ser querido en un Compañero-de-Camino en la vía del Despertar del mundo interno y Liberación del mundo externo. A esto se debe que el modelo de Budismo Súper-Integral (Mahapurna) del Maitriyana evoluciona al Noble Óctuple Sendero de Gautama, incorporando al amor recto y adecuado (samma pema) como parte de un Noble Decimocuarto Sendero compuesto también por la comprensión recta, el pensamiento recto, el habla recta, la conducta recta, la subsistencia recta, el esfuerzo recto, la atención recta, la concentración recta, el conocimiento recto, la liberación recta, la paz recta, la justicia recta y la Espiritualidad recta.

En conclusión, el Comité Internacional de Ética Budista tiene el Propósito (Dharma) de que la Espiritualidad Budista sea pura y verdadera, no estando pervertida por criminales abusadores, por lo que se denunciará y enjuiciará a todo aquél que atente contra la sacralidad del Amor Sabio y Compasivo. Así, por haber violado varias de las leyes fundamentales del Derecho Budista, como no abusar sexualmente y no estafar, se establece que Sogyal Rinpoche es un Falso Maestro Budista. Indudablemente, aunque él haya renunciado tras haber sido expuesto públicamente por un grupo de alumnos, esto no necesariamente implica que ahora el acusado está haciendo el bien y que se está purificando espiritualmente, pues para eso se requiere no sólo que el acusado repare el daño causado a todas sus víctimas sino que también aprenda Budismo bajo la guía de genuinos maestros espirituales. De esta manera, el Caso sobre la “Secta RIGPA & Sogyal Rinpoche” constituye una gran enseñanza para que todo aquel que realice abusos sexuales y estafas sepa que no lo hará con impunidad.

Siguiendo el Camino del Maestro Gautama Buddha, quien hace dos mil seiscientos años creó y desarrolló un Camino de Amor Verdadero, el Comité Internacional de Ética Budista supervisa que los maestros budistas y las comunas espirituales de todo el mundo no violen al Derecho Budista, por lo que se ha sentenciado a la “Secta RIGPA & Sogyal Rinpoche”  como Responsable de Torturas y Esclavitud, Fraude y Crimen Organizado, Violación a los Derechos de la mujer y Violación al Derecho Budista.

Con espíritu de reconciliación (maitri),

Maestro Maitreya Samyaksambuddha

Presidente y Juez Espiritual del Comité Internacional de Ética Budista (CIEB) y Tribunal Budista de Derechos Humanos (TBDH)

 

 

[1] Metta Sutta.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s