Evidencias del Caso TRIBUNAL ECLESIASTICO NACIONAL

CASO 32-2017: TRIBUNAL ECLESIASTICO NACIONAL, TRIBUNAL INTERDIOCESANO DE BUENOS AIRES & SACERDOTE JULIO CESAR GRASSI

 

Presentado por la Fiscal Maestra Yan Maitri-Shi

 

HONORABLE JURADO DEL COMITÉ INTERNACIONAL DE ETICA BUDISTA (CIEB) y TRIBUNAL BUDISTA DE DERECHOS HUMANOS (TBDH)

Tras la Legitimación y Validación de las Pruebas, Evidencias y Cargos por parte del Maestro Maitreya, Presidente y Juez Espiritual del CIEB-TBDH, se aborda el caso frente al acusado,TRIBUNAL ECLESIASTICO NACIONAL, TRIBUNAL INTERDIOCESANO DE BUENOS AIRES & SACERDOTE JULIO CESAR GRASSI. Esta investigación fue iniciada por el Tribunal Budista de Derechos Humanos a partir del Caso Argentina.

A continuación se enumeran los Cargos por los cuales el Tribunal Budista de Derechos Humanos enjuicia al TRIBUNAL ECLESIASTICO NACIONAL, TRIBUNAL INTERDIOCESANO DE BUENOS AIRES & SACERDOTE JULIO CESAR GRASSI:

  • Violación al Derecho Humano a la Justicia
  • Fraude Espiritual y Falso Cristianismo

Por lo tanto, se detallan una serie de EVIDENCIAS que fundamentan los Cargos aludidos para que los miembros del Jurado decidan acerca de la posible “Responsabilidad”, “Inocencia” o “Insania” del acusado. Dichas evidencias han sido reunidas, ordenadas y confirmadas en su orden y contexto como Medios Probatorios para efecto de conocer, establecer, dictaminar y determinar la Responsabilidad del Acusado por la comisión de los Cargos anteriormente mencionados.

El Procedimiento establecido en los Estatutos del COMITÉ INTERNACIONAL DE ETICA BUDISTA & TRIBUNAL BUDISTA DE DERECHOS HUMANOS da la ostentación a ambos Órganos de gozar de independencia y libertad de la regulación y control estatal y nacional, además de poseer la legalidad y actuación como Pueblo Budista para hacer valer sus costumbres, tradiciones, prácticas, procedimientos, juicios y derechos, así como el actuar en pos del desarrollo de la Espiritualidad y la Ética Budista, así como de la defensa de los Derechos Humanos Internacionales. Este procedimiento tiene la particularidad, singularidad y distinción de tener: “Jurisdicción Especial del Derecho Tribal” y ”Jurisdicción Universal del Derecho Internacional”, teniendo así el Carácter, la validez Jurídica, las Facultades Legales, la infraestructura, la Capacidad y Formación necesaria para ser Actor, Administrador y Ejecutor de Justicia en este rubro y ejercicio, juzgando al Acusado por medio de un Juicio Ético que tiene como Propósito la Verdad, la Reconciliación y el Aprendizaje.-

 

 

DETALLE DE LAS EVIDENCIAS

 

RESUMEN DEL CASO

Tribunal Budista de Derechos Humanos: Luego de muchos años de impunidad lograda gracias al poderoso apoyo de la Iglesia Católica, finalmente el 10 de junio de 2009 una Corte Estatal argentina condenó al Sacerdote católico llamado Julio César Grassi a 15 años de prisión por ser culpable de abuso sexual agravado a menores de edad, sobre quienes era el guardián legal y encargado de su educación. Desde el año 2013 Grassi se encuentra en la prisión de la ciudad de Campana, en Argentina, donde goza de ciertos privilegios a pesar de los crímenes por los que fue sentenciado. También Grassi ha sido acusado de corrupción, utilizando dinero de fundaciones caritativas para sus propios fines personales. A pesar de esta grave Sentencia penal por Abuso Sexual Agravado de menores, la Iglesia Católica nunca le ha quitado a Grassi el rango espiritual de “Sacerdote”, a quien apoyó durante muchos años proveyéndole con millonarios recursos económicos al mismo tiempo que se acusaba de mentirosa a las víctimas, no se escuchaban sus pedidos de justicia y se amenazaban con violencia a testigos del caso. Incluso, Juan Pablo Gallego, abogado de las víctimas, y el Comité Argentino por los Derechos del Niño, han reclamado a la Iglesia Católica que expulse a Grassi del sacerdocio. Por haber dañado enormemente la vida psíquica de muchos menores de edad, escondiéndose en una tradición espiritual que no honró, Grassi debería ser expulsado inmediatamente del Cristianismo, acusándolo de haber cometido Fraude Espiritual y Falso Cristianismo. Sin embargo, durante casi dos décadas desde las denuncias la Justicia Eclesiástica nunca hizo este dictamen ético y espiritual, desoyendo el sufrimiento de las víctimas, a pesar de que la expulsión de un sacerdote pedófilo es un proceso muy sencillo de hacer, pues sólo requiere cumplir con las normas y utilizar Sabiduría Compasiva. Esto constituiría no sólo una Violación al Derecho Humano a la Justicia, sino también un acto de Fraude Espiritual y Falso Cristianismo, pues traicionaría tanto al Derecho Internacional como también a las enseñanzas del Maestro Jesús de Nazaret.

 

TESTIMONIOS

Juan Pablo Gallego, abogado querellante: ” Yo les pido a los jueces que no acepten presiones, que se ajusten a derecho. Está absolutamente probado el abuso del cura sobre tres menores, es un caso muy fácil, la dificultad deriva sólo del poder de Grassi.”[1]  “Buscamos que se eleve la pena de Grassi a 37 años de prisión a partir de incluir el pedido de las otras víctimas, conocidas como Luis y Ezequiel, que estoy recibiendo en estos días. De este modo, podremos dar tranquilidad y paz a los que pasaron por el horror de este monstruo“.[2]  “La condena debe aumentarse para darle tranquilidad a las víctimas. Hemos probado los crímenes espantosos de este pederasta: sería un escándalo que lo liberaran. No queremos que haya impunidad. Grassi es una persona con recursos económicos, ligado a presidentes: es un sujeto muy poderoso que presiona y también un pederasta muy peligroso. Espero que la Corte no acepte las presiones de estos sectores y que dicte un fallo ejemplar.”[3]  “Grassi no es una persona común, tiene un enorme poder, más de 25 defensores particulares, los estudios jurídicos más importantes del país se unieron para defender a este sujeto. Ningún presidente o ex presidente ha tenido tamaña defensa. Creo que lo central y los que más padecieron son las victimas y esto trae un alivio definitivo porque seguían existiendo presiones.”[4]  “La primera persona con la me comuniqué es alguien que me tocó conocer hace ya 15 años. Una víctima que padeció lo indecible. No solo abusos espantosos y corrupción espantosa sino actos vandálicos, amenazas y ataques con armas de fuego. Una persona que lo sufrió todo y que merece mi enorme respeto (…). Grassi destruyó la vida de jóvenes que estaban bajo su cuidado. Pero esto es sentencia definitiva. Los cinco ministros de la Corte determinaron definitivamente su culpabilidad. A partir de este fallo no hay más dudas, acá no hay más complot ni ataques a las víctimas. Acá hay un cura pedófilo que en forma definitiva está condenado y que debe ser expulsado de la Iglesia.”[5]  “Yo creo que Grassi es un gran mafioso, una persona absolutamente peligrosa, un gran extorsionador (…). Acá todo el mundo sabía que Grassi era lo que era. En esto incluyo a monseñor Justo Oscar Laguna, autoridades políticas y el por entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio (Papa Francisco) y todos con los que hablé.[6]  “(Grassi) Tiene que ser reducido a laico conforme a los protocolos del Vaticano. No puede continuar como sacerdote, sería una enorme señal que el Papa debería dar y esto debería dar alivio a las víctimas. Es un gran delincuente que no honró la institución”[7]  “Cuatro años atrás, estando ya Grassi condenado, acompañé la decisión de Gabriel de solicitar ser recibido por el entonces flamante Su Santidad, papa Francisco. Fue una gran sorpresa nunca haber recibido respuesta hasta hoy. Máxime, habiendo mediado ahora condena firme de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en relación a este feroz pederasta, también condenado por desmanejos de fondos públicos para su provecho. El estupor de las víctimas aumenta, en tanto a diario conocen que Su Santidad Francisco escribe y recibe a todo tipo de personas que le indican sufrimientos de toda índole. Y, en el caso, se agrega que Grassi no ha sido apartado ni sancionado. E incluso la Congregación para la Doctrina de la Fe, siguiendo una publicación encomendada al jurista Marcelo Sancinetti, ha recomendado en este caso apartarse de lo decidido por la Justicia Terrenal y mantener a este peligroso delincuente múltiple en las filas de la institución que ha deshonrado. (…) Feligreses preocupados por este silencio y esta grave omisión de sanción me hicieron notar tiempo atrás que es probable que Francisco se vea en este tema coaccionado moralmente para aplicar la tolerancia cero al pedófilo alojado en la cárcel de Campana, y que la decisión de reducirlo a laico, anular su incardinación y pedir disculpas a Gabriel puede perfectamente adoptarla el papa Benedicto XVI” [8]

Nora Schulman, titular del Comité Argentino por los Derechos del Niño: “(El Papa) Francisco dice que no hay que esconder a los pedófilos, pero la Iglesia los esconde.”[9]  “Vamos a llevar este tema a los ámbitos internacionales, como el Comité de los Derechos del Niño en Ginebra, para poner sobre el tapete que el tema de los abusos sexuales en la Iglesia está pasando en todo el mundo y es de una extrema gravedad (…) hay que caer con todo el peso de la ley y no esconder o proteger a los pedófilos, pero lo que ocurre es que la Iglesia como institución los esconde y protege, pese a que habían dicho que hay que acompañar la denuncia de las víctimas (…) cuando estaba en la Argentina y era primado de la Iglesia, nunca pudimos acceder a (el Papa Francisco) ni tener una entrevista para poder pedirle por estos chicos. (…)Grassi sigue siendo cura (…) ahora que se cerró la línea nacional vamos a hacer una presentación ante el Vaticano no solo por Grassi, sino también por todos los curas pedófilos y esperamos que el Vaticano se juegue en una postura y diga lo que hay que hacer, porque la postura del Papa es contradictoria. (…) Lo que pasaron estos chicos jóvenes fue terrible y Grassi les destruyó la vida (…). La condena a Grassi fue por los abusos cometidos contra el joven conocido como Gabriel. Estamos conformes con eso pero no podemos olvidar que había en el juicio otros dos jóvenes que testimoniaron en su contra y sus dichos fueron desestimados.”[10]

Miriam Lewin, periodista: “(Grassi) Privilegiaba a algunos chicos, los sacaba de la clase, le prestaba su celular, su camioneta, le hacía regalos y los llevaba a dormir con él. Cuando cumplían la mayoría de edad, y dejaban de ser atractivos para él, compraba su silencio regalándoles casas y asegurándoles trabajo para ellos y su familia“.[11]

El Obispado de Morón:Oportunamente la Santa Sede dispuso una investigación preliminar sobre las denuncias de la conducta de este sacerdote de la cual surgió un informe enviado a la Congregación para la Doctrina de la Fe. El Obispado actuará de acuerdo a los procesos canónicos vigentes que disponga la Santa Sede, los que serán informados debida y oportunamente a la opinión pública.”[12]

Izquierda Diario: “El actual Francisco siempre estuvo entre los defensores del cura abusador. Vía la Conferencia Episcopal, estuvo tras la publicación de libros que buscaban mostrar a un Grassi inocente. (…) Recién en 2009 Grassi era condenado a quince años por el Tribunal N°1 de Morón. Pero no iría a prisión hasta 2013, cuando la Suprema Corte bonaerense confirmó dicha condena. Uno de los motivos de la demora de la condena está relacionado con el fuerte poder que se encontraba detrás de su defensa. La acusación contra una de las principales figuras mediáticas de la Iglesia Católica, no iba a pasar así nomas. (…) Dentro de esa férrea defensa al cura abusador, se encuentra Jorge Bergoglio, actual Sumo Pontífice de la Iglesia Católica. Si bien el papa Francisco no hizo pronunciamientos públicos sobre su posición al respecto del caso Grassi, sí participó de su defensa a través de la Conferencia Episcopal que fue la encargada de realizar y presentar cuatro libros que buscaban demostrar la inocencia del cura Grassi. Los libros se llaman Estudios sobre el caso Grassi y son una larga exposición que busca refutar a las declaraciones de cada una de las víctimas y a su vez realzar la figura del Sacerdote Grassi. La elaboración de dichos libros estuvo bajo la responsabilidad del abogado Marcelo Sancinnetti que declaró que están escritos basándose en los mandamientos más elevados de todas las religiones y culturas: la pureza, el honor y la verdad.”[13]

TN: “La cronista Elise Lucet de Cash Investigation viajó al Vaticano y mientras el Sumo Pontífice saludaba a los fieles en la Plaza de San Pedro, lo interpeló y le preguntó si había intentado influenciar a la justicia argentina en el caso Grassi. “Para nada”, contestó el Papa Francisco, que frunció la nariz, visiblemente sorprendido y molesto por la pregunta. La periodista se refería a la investigación de 2.600 páginas encomendada por la Conferencia Episcopal, entonces dirigida por el cardenal Bergoglio, al jurista Marcelo Sancinetti para defender a Grassi (Los cuatro libros Estudios sobre el caso Grassi). El equipo de France 2 precisó que antes del viaje, sus pedidos de entrevista con el Sumo pontífice quedaron sin respuestas durante 8 meses. En su página web, el canal France 2 recalca que se trata de un caso “sensible” en nuestro país y sostiene que cuando era arzobispo de Buenos Aires, el Papa habría intentado hacer inocentar a un cura. Se trata del padre Julio Grassi, el mayor escándalo de pedofilia en la Iglesia argentina. En el programa también destacaron un pasaje del libro de entrevistas con Francisco Sobre el Cielo y la Tierra que trata del tema de los abusos y en el que el Pontífice asegura que “nunca ocurrió en su diócesis. También acusaron al Papa de hacerse el sordo ante el dolor de las víctimas.  Un periodista mantuvo un encuentro con víctimas y familiares de víctimas en Buenos Aires en el que todos afirmaron que intentaron hablar con el entonces arzobispo Bergoglio pero que nunca los recibióA todos los famosos del mundo les abre la puerta pero a nosotros no nos manda ni una carta para decir ‘lo siento’, declaró una mujer. No espero más nada de él, ya no creo en él, afirmó otra.  Sufrí mucho, la decepción, me dolió mucho que Bergoglio no haga nada. A mí me decían que le escriba porque mi iba a contestar, y nada, fue una decepción, contó una tercera mujer, entre lágrimas.” [14]

TN: “Las víctimas de Grassi sufrieron amenazas, violencia, y una libertad restringida bajo el programa de protección de testigos. Ahora, con la decisión de la Corte, se espera una decisión del Vaticano sobre la condición de sacerdote del pedófilo abusador. (…) A Gabriel, abusado por el sacerdote, le dieron una paliza en un descampado. Desconocidos lo siguieron a otra provincia cuando intentaba protegerse de las amenazas. Entraron a su casa a una cuadra y media de una comisaría y quisieron cortarle un dedo. Supuestos ladrones entraron tres veces al departamento céntrico a plena luz del día de Enrique Stola, terapeuta de Gabriel, y lo redujeron junto a su hija y su empleada doméstica. A Anibal Vega, tutor de Ezequiel, otro de los chicos denunciantes, le pintaron MORÍS en el frente del centro cultural nenes en situación de calle en William Morris. (…) Al novio de Marta Díaz, ex empleada, quisieron sobornarlo para que ella cambiara su declaración. Luis Gutiérrez, también víctima, encontró la puerta de su casa violada y sus pertenencias revueltas. Gran cantidad de personas vieron sus existencias alteradas por la revelación de que el más bueno entre los buenos de la Argentina de los años 90, el curita de imagen juvenil y carismática que recorría las mesas de los almuerzos con los famosos y organizaba cenas a beneficio de su elefantiásica fundación, abusaba sexualmente de los chicos que decía proteger. Los más afectados fueron los tres adolescentes que se animaron a contar la verdad. Pasaron largos años en el programa de protección de testigos, mientras el sacerdote, asistido por costosos letrados, vivía en una situación muy parecida a la más completa libertad. Dos de ellos ni siquiera obtuvieron la reparación de que la justicia considerara la veracidad de sus dichos. Luis Gutiérrez, que denunció (…) once episodios de abuso con descripción del cuerpo desnudo del cura, todavía pelea hoy, intentando que una denuncia de abuso en El Calafate llegue a juicio oral. Allí, todavía, el cura cuenta con protección y apoyo. Hubo temor de que la sentencia de la Corte no viera la luz. Se demoró, y había versiones de que existían presiones de la Iglesia. No faltaba fundamento. La Comisión Episcopal Argentina había financiado un costoso estudio sobre el caso Grassi escrito por el jurista Marcelo Sancinetti, que ya había hecho el mismo trabajo para exculpar a Gregorio Ríos, asesino de José Luis Cabezas. Grassi había dicho en un reportaje concedido a Jorge Fontevecchia que Bergoglio nunca le había “soltado la mano” y el Papa jamás contestó a los dos pedidos de audiencia desesperados de Gabriel. Un tibio comunicado del obispado de Morón emitido después de la sentencia informa que existe una causa en el Vaticano, y que oportunamente se dará a conocer su resultado a la población. Grassi sigue siendo sacerdote, a pesar de su condena en varias instancias. Las organizaciones internacionales de víctimas de sacerdotes abusadores, como SNAP o Rete L´abuso coinciden en señalar que la dura retórica del papa Francisco contra la pedofilia no se corresponde con sus acciones. Y en el caso del cura Grassi, esto es más evidente aún. (…) En noviembre del 2014, el Papa Francisco destituyó de la Iglesia a José Mercau, condenado por el abuso sexual de cinco menores en un hogar de Tigre. ¿Hubo juicio canónico previo? Un teólogo de la Universidad Católica sostiene que no era necesario. (…) Sería una señal positiva que ocurriera lo mismo con Grassi, la demostración del verdadero compromiso del Papa con la erradicación de un mal que destruyó cientos de miles de vidas. El signo de que el Santo Padre está del lado de las ovejas lastimadas, y no del de los malos pastores.”[15]

Diario Perfil: “Los libros que (el Papa Francisco) mandó a escribir sobre la causa dejan a Grassi como a una víctima de un complot de un gran medio. El silencio y la no-postura. Finalmente la Justicia dio su veredicto final. El padre Julio César Grassi deberá cumplir 15 años de prisión, aunque ya lleva casi 4 años en la cárcel. La Corte Suprema rechazó la apelación del (todavía) cura y ya no hay más nada que investigar. Para el Estado y para la Justicia, es un abusador de menores. Sin embargo, los defensores de las víctimas de Grassi cargan contra las vacilaciones del papa Francisco a pronunciarse sobre el tema. La titular del Comité de Seguimiento de los Derechos del Niño, Nora Schulman, afirmó que (…) hubo un lobby infernal que hizo gente de la Iglesia Católica para defender al cura y recordó que el propio Francisco, cuando era el cardenal Jorge Bergoglio y estaba a cargo de la Conferencia Episcopal Argentina, pidió una investigación supuestamente neutral, a cargo de Marcelo Sancinetti, un abogado muy cercano a la Iglesia, que terminó en cuatro libros, que para Schulman denostaba a las víctimas y decía cosas terribles. El último libro fue terminado en 2013, con Bergoglio ya convertido en la cabeza de la Iglesia Católica. En el primero, Sancinetti reconoce que la Conferencia le encargó el análisis del caso un tiempo antes de que Casación bonaerense fallara en contra del cura Grassi en 2010. En el tercero, el académico indica el nombre de quien le encomendó especialmente el trabajo: el ex presidente de la Conferencia Episcopal, Jorge Mario Bergoglio. Según consigna Infobae, Sancinetti dictaminó que Grassi no sólo es inocente de abuso sexual contra esos pupilos, a quienes el abogado llama falsos acusadores: el cura también fue víctima de un complot urdido por un poderoso multimedios, el mismo pensamiento privado del hoy Papa. El abogado de las víctimas abusadas por Grassi, Juan Pablo Gallego, aseguró que “el doctor Lorenzetti me transmitió que por el caso estaba recibiendo ‘mucha presión'”. Si bien no dijo de dónde, recibió dichas declaraciones luego de una reunión que mantuvieron el titular de la Corte Suprema y el Papa en el Vaticano, en dónde confirmaron que hablaron del caso de Grassi.”[16]

Diario Infobae: “(Acerca de los cuatro libros de defensa de Grassi) La Conferencia Episcopal encabezada por Jorge Bergoglio se los comisionó a un jurista luego de la condena en 2010: son la mayor defensa al sacerdote abusador jamás ejercida. Según un querellante del caso fueron usados para presionar a la Corte, que este martes ratificó el fallo Tengo todos los óbices sacerdotales, le dijo el padre Julio César Grassi al autor de esta nota a mediados de 2011. No mentía. A pesar de estar condenado a 15 años de cárcel por abusar de un menor a su cargo en su Fundación Felices Los Niños, con un fallo en su contra emitido por el Tribunal N°1 de Morón y ratificado por el Tribunal de Casación bonaerense, a pesar de amplias y deshonrosas acusaciones en su contra, Grassi todavía tenía el derecho eclesiástico de dar misa a los fieles, de confesar a los pecadores y darle la extremaunción a los moribundos. Todavía era cura y todavía lo es, preso en su celda de la Unidad N°41 en Campana. Ahora, depende de Roma y del papa Francisco que no lo siga siendo. Ya hay motivos suficientes para que el Sumo Pontífice le quite a Grassi su estola y su collarín y lo expulse del seno de la Iglesia Católica. Esta mañana, los cinco jueces de la Corte Suprema presidida por el doctor Ricardo Lorenzetti dieron la última palabra sobre la causa del sacerdote: los últimos recursos presentados por la defensa del cura fueron rechazados y la condena de la Justicia de Morón fue ratificada de forma unánime. Es el fin de la línea. Ya no queda nada para discutir. Para la Justicia y para el Estado, el cura es definitivamente un abusador de menores. (…) Jorge Mario Bergoglio, hoy papa Francisco, era la cabeza de la Iglesia en Argentina y jefe de la Conferencia Episcopal del país mientras Grassi era denunciado y condenado en primera instancia por la Justicia. Pero Bergoglio nunca se expidió sobre Grassi, al menos no en público. Lo cierto es que el caso Grassi desveló al hoy Papa durante años: en sus cálculos privados, Bergoglio concibió la caída del sacerdote más famoso de la Argentina como un complot revanchista urdido por uno de los mayores grupos mediáticos del país. La suerte del cura en la Corte Suprema se volvía un particular interés. Las versiones que indicaban una presión ejercida desde el Vaticano sobre la Corte fueron persistentes. En junio del año pasado año, Ricardo Lorenzetti visitó en el Vaticano al Papa, en el marco de una cumbre de jueces sobre crimen organizado. Anoticiado de esta reunión, “Gabriel”, la víctima por la cual Grassi fue condenado -hoy de 32 años-, le escribió al presidente de la Corte pidiéndole encarecidamente que no libere al hombre de la Iglesia, que eso implicaría “revivir su calvario”. El histórico abogado querellante del caso, Juan Pablo Gallego, fue el encargado de entregar la misiva. Gallego aseguró en diálogo con Infobae que Lorenzetti lo recibió. La charla que mantuvieron, según el abogado, fue sumamente llamativa. El abogado apuntó: En ese encuentro, el doctor Lorenzetti me transmitió que por el caso estaba recibiendo ‘mucha presión’. Entendí claramente que me manifestaba esto recién llegado de Roma. Para esta presión, según Gallego, el Papa tuvo una herramienta de peso. Fueron cuatro libros de edición privada, un análisis crítico del expediente Grassi que abarca más de 2600 páginas. Estudios sobre el caso Grassi son los títulos de estos libros, dedicados a refutar los relatos de Gabriel, el joven cuyo testimonio llevó a la condena de Grassi y de Ezequiel y Luis, de cuyas acusaciones el cura fue sobreseído. La Conferencia Episcopal Argentina, que Bergoglio encabezaba, los comisionó en septiembre de 2010 –luego de la condena al cura- al abogado Marcelo Sancinetti, un jurista y profesor de derecho penal con más de 35 años de carrera, estrechamente ligado a la Iglesia. (…) Los libros fueron terminados en 2013, con Bergoglio ya convertido en la cabeza de la Iglesia Católica. En el primero, Sancinetti reconoce que la Conferencia le encargó el análisis del caso un tiempo antes de que Casación bonaerense fallara en contra del cura Grassi en 2010. En el tercero, el académico indica el nombre de quien le encomendó especialmente el trabajo: el ex presidente de la Conferencia Episcopal, Jorge Mario Bergoglio. De acuerdo al querellante Gallego, estos libros, una suerte de fantasma editorial sin datos de tirada ni pie de imprenta, fueron entregados a los integrantes del máximo tribunal del país por lobistas que invocaban el poder de Bergoglio. (…) Sancinetti, sin embargo, jamás lo desmintió de cara a los repetidos llamados y mensajes enviados por Infobae. Cada tomo se encarga de refutar a una víctima. En el cuarto tomo, el jurista asegura que su trabajo tiene sus raíces en los mandamientos más elevados de todas las religiones y culturas: la pureza, el honor y la verdad. Leídos los cuatro tomos, la conclusión del autor no deja dudas: los libros son la defensa más vehemente de Grassi jamás realizada. Y por supuesto, la más polémica, porque Sancinetti actuó como una suerte de juez. Sin ser parte de la causa, Sancinetti evaluó cada evidencia disponible –incluidos los audios del juicio, que fue a puertas cerradas–, cada testimonio y cada fallo. Señaló, tal como lo haría un juez, decenas de supuestas incongruencias, actos fallidos y falsedades en los testimonios de los jóvenes que acusaron al cura. El tercer tomo termina con dos análisis de credibilidad. Uno está dedicado a Grassi. El otro, a Gabriel, el joven que lo condenó. Para Sancinetti, la balanza se inclina de un solo lado: El estudio detenido de la declaración de uno y otro ya muestra claramente quién de ellos se ajusta a la verdad: el acusado. Y al final, Sancinetti dictaminó. Según él, Grassi no sólo es inocente de abuso sexual contra esos pupilos, a quienes el abogado llama falsos acusadores: el cura también fue víctima de un complot urdido por un poderoso multimedios, el mismo pensamiento privado del hoy Papa. Hay pasajes sorprendentes. Por ejemplo, en el epílogo –página 729, último párrafo, cuarto tomo– Sancinetti resume que lo que vivió Grassi, básicamente, fue un atropello. Y lamentó, siempre hablando de sí mismo en tercera persona, que el haber llevado a cabo esta obra lo haya sumido aún más de lo que ya estaba, en su desesperanza, ante el escaso grado de justicia. En la introducción, Sancinetti incluyó un capítulo especial, titulado El interés de este estudio para la Iglesia Católica. En el texto, se pregunta: ¿debería Grassi seguir siendo cura si se agotan las instancias judiciales, si la Corte falla en su contra? Y sigue: ¿Correspondería privar a Julio César Grassi del ejercicio de su ministerio en forma total o parcial como, por ejemplo, administrar ciertos sacramentos? ¿Debería tomar la Iglesia una posición ante la opinión pública o sus feligreses?. Bergoglio, por su parte, jamás lo hizo. Sin embargo, la Conferencia Episcopal no fue unánime acerca de los libros. Revisar el Caso Grassi y editar posibles herramientas de lobby le creó una división interna. Una alta fuente de la Justicia bonaerense que conoce las entrañas de la Iglesia argentina le dijo a InfobaeLos obispos que conocían a Grassi no estaban a favor de hacer los libros. Pero otros pensaban que el caso ponía en riesgo la imagen de la Iglesia. Por lo visto, triunfó el segundo grupo.”[17]

Juan Manuel Casolati, reemplazante de Grassi en la fundación Felices los Niños: “Ahora que la Justicia parece haber agotado todas las instancias posibles, tras la confirmación de la condena a 15 años de prisión por abuso sexual agravado contra menores de edad por parte de la Corte Suprema de la Nación, nos enfrentamos como sociedad con el verdadero Julio César Grassi: el manipulador, el creador de una verdadera secta en los hechos que durante mucho tiempo dirigió los destinos de la Fundación Felices los Niños, la entidad civil más grande de la Argentina luego de Caritas. En otras palabras, un pedófilo que se escondía en las palabras religiosa y la estética del decir. Muchas personas creyeron en el padre Grassi y en su obra. Aún hoy son muchos los que siguen creyendo en que es inocente. Pero las pruebas son irrefutables. (…) Yo también creí en él y, en mi sana creencia, acepté el convite de Grassi para dirigir los Hogares Convivenciales de la Fundación. Pero, al poco tiempo, descubrí que él era el responsable de los males que aquejaban a la entidad. Y a los miles de chicos a los que este espacio les daba cobijo. No solo abusó a quienes debía cuidar sino que hizo lo mismo, y de distintas formas, con todos aquellos que creían en él. Robó y usó fondos de los niños y niñas que debía cuidar para provecho propio y del grupo de tareas que lo secundaba en la inmoral administración de la organización. Tal vez sea hora de que la Iglesia cumpla con lo que pregona y le inicie un juicio canónico para apartar de sus templos a un nefasto adulador de Dios. Como sociedad tenemos la obligación de trabajar para sostener una obra bellísima que hoy cuida, alimenta y cuida, en todas sus formas, a más de 2.000 menores y adolescentes. Grassi ha sido apartado de la obra y ya no tiene ninguna injerencia, ni él ni sus cómplices. El destino de los chicos está en manos de un nuevo Consejo de Administración que sólo desea trabajar para el presente y el futuro. Es hora de dejar el pasado atrás y juntos forjar un nuevo proyecto que tienda a la verdadera protección de la niñez.”[18]

Carta de la Víctima “Gabriel” al Estado Vaticano (Papa Benedicto XVI): “Tengo conocimiento de largo tiempo atrás por los medios de prensa de su histórico llamado contra los abusos sexuales a menores en el clero y la determinación de tolerancia cero para con los curas pedófilos. He visto, oído y leído que S.S. pidió disculpas personalmente a víctimas de diversas latitudes por los casos de abuso sexual cometidos por miembros de la Iglesia Católica y manifestó estar avergonzado (…) Soy víctima, en la República Argentina, de aberrantes crímenes de abuso sexual reiterado y corrupción de menores por parte del condenado pedófilo Julio César Grassi, cometidos en el año 1996, para satisfacer sus bajos y desviados instintos. (…) Mientras tanto el sentenciado pedófilo con condena firme, Julio César Grassi, por razones para mí incomprensibles, sigue en ejercicio de su ministerio sacerdotal que ha utilizado sistemáticamente para aprovechar de mi situación de indefensión, destrozando mi fe, (…) Grassi se ha exhibido larga e impunemente en televisión, agraviándome y señalando repetidamente en tono desafiante que Jorge Bergoglio no le soltó la mano. (…) Le ruego se sirva aplicar la denominada tolerancia cero para con el privilegiado condenado Grassi, por cuyos espantosos crímenes he sufrido y sigo sufriendo, apartándolo de la institución, reduciéndolo a laico, anulando su incardinación y emitiendo una clara señal pública de respeto hacia la independencia y a la decisión definitiva de la institución judicial argentina.” [19]

TN: “El cura Julio Cesar Grassi sumó una nueva condena a su haber. En este caso, es de dos años y por haber desviado dinero de donaciones para pagar el alquiler de una quinta donde vivía. Grassi ya fue condenado a 15 años de prisión por el abuso de un menor alojado en la Fundación Felices los Niños que él dirigía. (…) El cura comenzó a ser juzgado el 17 de octubre por desvío de fondos de esa Fundación para el alquiler de una casa quinta que habitó desde 2002 mientras se sustanciaba el proceso. La decisión de la condena la dispuso el Tribunal Oral Criminal 3 de Morón, que integran los jueces Diego BonnanoRaquel Lafourcade y Mariela Susana Moralejo Rivera, por el delito de peculado previsto en el artículo 263 del Código Penal y le dispuso la condena mínima que es de dos años. El juicio tuvo unas diez audiencias y la estuvo a cargo de los fiscales Marcelo Papavero y Javier Ghessi.  El hecho que se le imputa a Grassi data de 2002, cuando el sacerdote se mudó a la casa quinta La Blanquita, de 7.200 metros cuadrados, frente a las instalaciones de su fundación a la tenía prohibida la entrada. El cura alquiló la quinta en la localidad bonaerense de Hurlingham que fue pagada con recursos de la fundación, luego de que la Justicia le prohibiera convivir con los chicos a su cargo al abrirse la causa por abuso, por la que finalmente fue condenado. El cura habitó esa quinta durante cuatro años hasta que el dueño denunció una deuda a raíz de la falta de pago de algunos meses, lo que derivó en la sospecha sobre la utilización de fondos de la Fundación Felices los Niños para pagar el alquiler de esa otra propiedad. En mayo pasado, los abogados defensores de Grassi había pedido una probation por esta causa, es decir la suspensión del juicio a cambio de realizar tareas comunitarias, entre ellas la realización de tareas episcopales en el penal de Campana, donde purga la condena por abuso sexual. No es la primera causa por desvío de fondos que afronta Grassi. En 2014, el programa Periodismo Para Todos de Jorge Lanata reveló como se desviaban donaciones dirigidas a la Fundación, tales como colchones y alimentos, hacia el penal de Campana, en donde el cura está alojado por la condena por abuso sexual.”[20]

TN: “Elevan a juicio oral la causa (…) contra Grassi. Es por el desvío de alimentos que denunció Periodismo Para Todos en 2014. Las donaciones a la fundación eran utilizadas por el cura en la cárcel. La justicia de Morón elevó hoy a juicio oral la causa por la que se investiga el desvío de fondos y alimentos originariamente destinados a la fundación Felices los Niños que fueron ilegalmente derivados a la unidad penitenciaria 41 de la localidad bonaerense de Campana cuando allí se encontraba detenido el presidente de la ONG, el cura Julio César Grassi, según informaron fuentes de la causa. La jueza Lucía Casabayó sostuvo que existen indicios vehementes y elementos de convicción suficientes para suponerlos ‘prima facie’ coautores penalmente responsables del delito de peculado reiterado (en dos hechos) a Grassi y a otras diez personas, según indica la resolución que difundió Télam. De esta forma el cura quedó al borde de su tercera condena ya que sobre el sacerdote pesan los 15 años de prisión por abuso contra un menor que se alojaba en la Fundación, y la condena del 16 de noviembre pasado a dos años de prisión en suspenso por desviar fondos de esa ONG para el pago del alquiler de una casa quinta en la que vivía en el partido bonaerense de Hurlingham. Además de Grassi, la jueza Casabayó imputó del mismo delito a Iván Estebán Guex y Mario Fabián Amarilla, Carlos Rodolfo Martínez, Alejandro Pablo Lome, Delicia Díaz, María Luz Sánchez, Olivía Jiménez, Pascual Cirigliano, María Garoni y Julián Ponce. Los dos primeros imputados eran estrechos colaboradores del cura. Amarilla es conocido de Grassi desde que inició el seminario en Don Bosco. Esta escoria de la sociedad debe ser expulsada de la Iglesia inmediatamente, dijo el abogado querellante, Juan Pablo Gallego, tras conocerse la elevación de la causa a juicio oral. La causa se dio a conocer tras una denuncia del director de la Fundación Felices los Niños en el año 2014 ante el faltante de donaciones. Luego, a través del programa PPT de Jorge Lanata se filmó el ingreso de camiones con donaciones que recibía esa ONG y como entraban al penal de Campana, donde en ese momento el cura cumplía prisión preventiva por la causa de abuso. El entonces director de la Fundación Felices los Niños, Juan Manuel Casolati, detectó los faltantes y realizó la denuncia en la Fiscalía número 8 de Morón Luego, el informe periodístico destacó las comodidades a las que accede Grassi en el penal: una oficina con baño propio, tres celulares y un televisor LCD, entre otras. Y mostró los registros en video de las rutas y el ingreso de los alimentos al servicio penitenciario de Campana, dirigido por el prefecto mayor Raúl Garnica. La provincia de Buenos Aires volvió a dirigir el predio de la Fundación, destinado a alojar a chicos sin familiares y en conflicto judicial, tras el proceso judicial contra el cura y puso a Casolati al frente. La investigación demostró que al predio de 65 hectáreas que ocupa la fundación las donaciones podían llegar en mal estado, o directamente no llegar. La carne viene en una camioneta común, y muchas veces desaparecen los alimentos que llegan a la fundación, había declarado Roxana Ávila, a cargo de la despensa.  “Muchas de las donaciones llegan directamente a La Blanquita, la quinta en la que vivía Grassi. Desde allí, que era su centro de operaciones, se desvían las donaciones a la cárcel de Campana, aseguraba Casolati.”[21]

Alejandro Agostinellii: “No es que Grassi tiene poder, el poder se lo otorga la Iglesia Católica, que todavía le permite seguir usando sotana. Pese a que cumple una condena de 15 años por abuso de menores, aún está en la nómina del Obispado de Morón. Y aún es protegido por el papa Francisco, el mismo que -hace más de un año- prometió tolerancia cero con el abuso de menores dentro de la institución que preside.”[22]

Adrián Vitali: “Para la Iglesia Argentina el cura Julio César Grassi es inocente. Tras la ratificación de la condena por la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, el obispo de Morón y el obispo de Rio Negro salieron públicamente a cuestionar el fallo y el resto de los obispos hizo silencio. El silencio es una forma de tomar posiciones y de ser corporativo.  Después que Grassi fuera preso, el jurista Marcelo Sancinetti envió a Roma, a pedido de Francisco el informe que él había realizado. Este informe fue pedido por la Conferencia Episcopal Argentina cuando era presidida por Jorge Bergoglio. La CEA encomendó al jurista la investigación sobre la supuesta falsedad de las acusaciones contra Grassi.  Sancinetti argumentaba que la Iglesia Católica no está obligada a acatar los fallos dictados por la Justicia del Estado secular, (…) Se niega la existencia misma del abuso sexual infantil y hasta se llega a decir que los que alientan condenas judiciales por abuso sexual buscan para sí mismos la imagen de que ellos no son abusadores sexuales. Sostenía no sólo que Grassi es inocente de los abusos por los que fue condenado, sino que negaba en forma rotunda que exista el abuso sexual infantil como tal, al punto que lo equipara con los juicios por brujería de la Edad Media. El obispado de Morón no inició nunca un juicio canónico: la posición de la iglesia es la conclusión del informe. Lo que estaba haciendo Grassi lo sabía el jefe del Servicio Penitenciario, el obispo de Morón y el capellán de la cárcel. Pero el único castigado será el director del Servicio Penitenciario. Grassi sigue siendo sacerdote y se viste como sacerdote porque la iglesia lo permite. Tratar de salvar a la institución del escándalo de la pedofilia es el mayor de los escándalos. Parece que la tolerancia cero proclamada por el Vaticano con los casos de pederastia no ha llegado por estos pagos todavía.”[23]

[1] Por unanimidad, la Corte confirmó la condena a 15 años del cura Grassi. http://tn.com.ar/politica/grassi_772545

[2] Denuncian que Grassi presiona a la Corte para evitar la ampliación de su pena.  http://tn.com.ar/politica/denuncian-que-grassi-presiona-la-corte-para-evitar-la-ampliacion-de-su-pena_689733

[3] Una de las víctimas de Grassi le mandó una carta a Lorenzetti para pedir que le aumenten la condena al cura. http://tn.com.ar/politica/una-de-las-victimas-de-grassi-le-mando-una-carta-lorenzetti-para-pedir-que-le-aumenten-la-pena-al_683191

[4] http://www.laizquierdadiario.com/15-anos-de-prision-para-el-padre-Grassi

[5] Alivio entre las víctimas de Julio César Grassi por el fallo de la Corte Suprema  http://www.clarin.com/sociedad/alivio-victimas-julio-cesar-grassi-fallo-corte-suprema_0_ByVhJ7y2g.html

[6] “Grassi es un gran mafioso”, dijo el abogado querellante de la causa  http://tn.com.ar/policiales/grassi-es-un-gran-mafioso-dijo-el-abogado-querellante-de-la-causa_780881

[7] Los cuatro libros sobre el caso Grassi que salpican la neutralidad del Papa  http://www.perfil.com/politica/denuncian-un-oscuro-rol-del-papa-francisco-detras-del-caso-del-padre-grassi.phtml

[8] Como el Papa no lo recibe, una víctima de Grassi le escribió a Benedicto XVI  http://www.perfil.com/policia/como-el-papa-no-lo-recibe-una-victima-de-grassi-le-escribio-a-benedicto-xvi.phtml

[9] Tras el fallo de la Corte Suprema, piden expulsar a Grassi de la Iglesia. http://tn.com.ar/policiales/tras-el-fallo-de-la-corte-suprema-piden-expulsar-grassi-de-la-iglesia_780850

[10] Cuestionan el rol del papa Francisco ante el caso Grassi  http://www.clarin.com/policiales/cuestionan-rol-papa-francisco-caso-grassi_0_HJQIng12l.html

[11] “Grassi es un gran mafioso”, dijo el abogado querellante de la causa  http://tn.com.ar/policiales/grassi-es-un-gran-mafioso-dijo-el-abogado-querellante-de-la-causa_780881

[12] El Obispado de Morón advierte que el padre Julio César Grassi enfrenta una investigación en el Vaticano. http://www.clarin.com/policiales/obispado-moron-advierte-padre-julio-cesar-grassi-enfrenta-investigacion-vaticano_0_rJ4U4L1ng.html

[13] Bergoglio habría encargado libros sobre el caso Grassi para favorecerlo. http://www.laizquierdadiario.com/Bergoglio-habria-encargado-libros-sobre-el-caso-Grassi-para-favorecerlo

[14] La reacción del Papa Francisco cuando una periodista le preguntó por el caso Grassi   http://tn.com.ar/internacional/la-reaccion-del-papa-francisco-cuando-una-periodista-le-pregunto-por-el-caso-grassi_780979

[15] Caso Grassi: ¿Con sentencia firme, la Iglesia aún lo protege?  http://tn.com.ar/sociedad/caso-grassi-con-sentencia-firme-la-iglesia-aun-lo-protege_781035

[16] Los cuatro libros sobre el caso Grassi que salpican la neutralidad del Papa  http://www.perfil.com/politica/denuncian-un-oscuro-rol-del-papa-francisco-detras-del-caso-del-padre-grassi.phtml

[17] El Papa nunca se pronunció sobre Grassi, pero encargó cuatro libros que lo declaran inocente  http://www.infobae.com/sociedad/2017/03/21/el-papa-nunca-se-pronuncio-sobre-grassi-pero-encargo-cuatro-libros-que-lo-declaran-inocente/

[18] http://noticias.perfil.com/2017/03/26/el-grassi-que-yo-conoci/

[19] Como el Papa no lo recibe, una víctima de Grassi le escribió a Benedicto XVI  http://www.perfil.com/policia/como-el-papa-no-lo-recibe-una-victima-de-grassi-le-escribio-a-benedicto-xvi.phtml

[20] Dos años de prisión para Grassi por malversación de donaciones. http://tn.com.ar/policiales/dos-anos-de-prision-para-grassi-por-malversacion-de-fondos_754345

[21] http://tn.com.ar/politica/elevan-juicio-oral-la-causa-felices-los-presos-contra-grassi_794113

[22] Alejandro Agostinellii, GRASSI, EL ÚLTIMO PROTEGIDO DEL PAPA

[23] Adrián Vitali, El cura Grassi, en pos de la impunidad papal

 

 

 

One thought on “Evidencias del Caso TRIBUNAL ECLESIASTICO NACIONAL

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s