Sentencia del Caso MRW

 

Caso n° 33/2017: MRW

 

SENTENCIA ÉTICA

Estimados Fiscal, Defensor Público, Embajador y Miembros del Jurado del Comité Internacional de Ética Budista (CIEB) y Tribunal Budista de Derechos Humanos (TBDH), respecto del Caso 33-2017 contra la empresa “MRW”, por medio de la presente, en el día 07 de Septiembre de 2017, se deja constancia de que se ha concluido el juicio del Comité de Ética para analizar la violación a la Ética Budista y los Derechos Humanos realizada por el acusado.

Luego del análisis de la presentación del Caso y la validación de pruebas, se ha procedido con la votación de 11 miembros del Jurado, confirmándose que existieron 4 votos de “Insania” y 7 votos de “Responsable” para la empresa española “MRW” por los graves delitos de Fraude y Violación al Patrimonio Cultural. Al interpretar y dar voz a la votación de los miembros del Jurado, se concluye que si bien el miembro de la “MRW” que envío el mensaje ciertamente poseería un trastorno psicopatológico merecedor del rótulo clínico-legal de Insania, indudablemente la empresa “MRW” merece ser declarada como “Responsable”, en tanto que no sólo no ha expulsado a su empleado o miembro sino que además nunca solicitó las correspondientes disculpas públicas por este acto de Fraude y Violación al Patrimonio Cultural. De este modo, el Comité Internacional de Ética Budista ha implementado la jurisprudencia utilizada en el “Caso Wix & Weebly”, considerando nuevamente que las empresa privadas de todo el mundo no tienen ningún tipo de derecho a atacar impunemente a las Comunidades Budistas. Estos actos demuestras que la empresa “MRW” se encuentra dentro del marco de la ilegalidad a nivel internacional. Sin embargo, si la empresa “MRW” llegase eventualmente no sólo a solicitar disculpas públicas y remediar el daño causado, sino también llegase a despedir al miembro o empleado que cometió el delito, entonces se habría llegado a un acuerdo reconciliatorio post-sentencia, pudiendo eventualmente anularse todos los cargos contra la empresa. Hasta que esto no suceda, el Comité Internacional de Ética Budista declara que la empresa “MRW” es “Responsable” de Fraude y Violación al Patrimonio Cultural.

El Derecho Budista presta Atención Plena a la práctica de la palabra adecuada, la cual no sólo implica la abstención del insulto y la descalificación sino también la abstención de la deshonestidad y el engaño. Esto significa que el Maitriyana se opone a la era cultural contemporánea, la cual está basada en el ocultamiento y la manipulación de la Verdad. Por ello, el maestro espiritual aclara que la mentira no sólo es un rasgo fundamental de la política y economía, sino que también es el rasgo fundamental de la actual cultura de redes sociales. El Derecho Budista critica que el mundo contemporáneo está regido más por la apariencia que por la Verdad, lo cual significa que en la civilización de medios de comunicación masiva lo que aparenta ser Verdad termina siendo más importante que los hechos objetivos. Así, los disparates, los prejuicios, las falsedades y las mentiras son sostenidas de forma desopilante por gobernantes, empresarios y ciudadanos ordinarios, todos los cuales contribuyen a posicionar a las redes sociales de comunicación como la plataforma para la difusión de los mayores engaños culturales de la historia. Si bien los Seres Libres e Iluminados (Arhats-Bodhisattvas) están más allá de los polos opuestos, ciertamente el Maitriyana no es cómplice de cómo los regímenes populistas y las empresas inhumanas distorsionan cotidianamente la distinción entre lo verdadero y lo falso. La tradición del Derecho Budista es una autoridad ética con credenciales suficientes para denunciar este doble discurso predominante, el cual mantiene el status quo en nombre del cambio y hace el mal en nombre del bien. Al no estar basado en creencias, pasiones o intereses mundanos, el Maitriyana se posiciona como una contracultura, denunciando al populismo y capitalismo como sistemas basados en el engaño y la mentira, pues conforman un sistema cultural que oculta la Verdad de forma sistemática y generalizada, manipulando a la sociedad por medio de falsas premisas. En un mundo en declive, producto de los salvajes procesos de acumulación capitalista, el populismo parece ser la única forma de mantener la desigualdad sin tener que rendir cuentas: apropiarse del Discurso de izquierda y gobernar con acciones de derecha. Para poder hacer esto, el populismo suele convertir a la política en religión, y también a la religión en política, tal y como sucede en Estados Unidos y el Vaticano. En efecto, los gobernantes del mundo no buscan el antídoto a la pobreza y la injusticia social, pues por definición todo gobernante nunca busca la Liberación de su pueblo, sino más bien el dominio y el sometimiento, lo cual puede ser realizado tanto por la fuerza violenta como por la palabra manipuladora. Sin embargo, frente a esta era contemporánea de engaño florece paradojalmente el Derecho Budista como forma de contracultura ética y liberadora, encarnando al conocimiento cumbre frente al predominio de las mentiras y engaños de las redes sociales. En este sentido, los maestros espirituales deben ser el faro de una nueva civilización donde se distinga claramente a la Verdad y la mentira. Sin caer en el intelectualismo, el Maitriyana asume la responsabilidad de servir de desenlace o punto de inicio para un mundo basado en la sabiduría compasiva (prajña-karuna), proponiendo soluciones a los problemas del mundo que son perpetuados por la política populista, la economía capitalista y la religión manipuladora. Por ello, el Derecho Budista expresa la voz de la consciencia de la humanidad.

En conclusión, el Comité Internacional de Ética Budista tiene el Propósito (Dharma) de purificar el mundo por medio del desocultamiento de las ilusiones y mentiras que reprimen el acontecimiento de la Verdad, lo cual implica una crítica directa a las empresas que realizan manipulaciones y fraudes. Por lo tanto, se establece que la “MRW” está violando a los derechos culturales del Pueblo Budista. Indudablemente, las empresas deben realizar actividades filantrópicas en lugar de realizar atentados y delitos, no sólo porque eso es lo correcto, sino también por razones netamente pragmáticas, pues realizando este tipo de actividades empresas como “MRW” lo único que logran es adquirir una mala reputación. De esta manera, el Caso sobre la “MRW” constituye una gran enseñanza para que predomine la Verdad, en lugar de que el engaño y el fraude que violan a los derechos humanos.

Siguiendo el Camino del Maestro Gautama, quien desarrolló un Camino de Evanescencia (Nirvana) de las ilusiones, el Comité Internacional de Ética Budista supervisa que las empresas ataquen al patrimonio material e inmaterial de las Comunidades Espirituales (Sanghas), por lo que se ha sentenciado a la “MRW” como “Responsable” de FRAUDE y VIOLACIÓN AL PATRIMONIO CULTURAL.

Con espíritu de reconciliación (maitri),

Maestro Maitreya Samyaksambuddha

Presidente y Juez Espiritual del Comité Internacional de Ética Budista (CIEB) y Tribunal Budista de Derechos Humanos (TBDH)

 

 

One thought on “Sentencia del Caso MRW

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s