Sentencia sobre el Caso World Peace Prize Awarding Council

 

Caso n° 29/2017: WORLD PEACE PRIZE AWARDING COUNCIL

 

SENTENCIA ÉTICA

Estimados Fiscal, Defensor Público, Embajador y Miembros del Jurado del Comité Internacional de Ética Budista (CIEB) y Tribunal Budista de Derechos Humanos (TBDH), respecto del Caso 29-2017 contra la “WORLD PEACE PRIZE AWARDING COUNCIL”, por medio de la presente, en el día 21 de Agosto de 2017, se deja constancia de que se ha concluido el juicio del Comité de Ética para analizar la violación a la Ética Budista y los Derechos Humanos realizada por el acusado. Este Caso ha sido llevado a cabo como consecuencia del “Caso State Sangha Maha Nayaka Committee”.

Luego del análisis de la presentación del Caso y la validación de pruebas, se ha procedido con la votación de 5 miembros del Jurado, confirmándose que hubo 1 voto de “Insanía” y 4 votos de “Responsable” para la “WORLD PEACE PRIZE AWARDING COUNCIL” por los graves delitos de Complicidad con Crímenes contra la Paz y Complicidad con Violaciones al Patrimonio Cultural Budista. No sólo el “WORLD PEACE PRIZE AWARDING COUNCIL” ha ignorado los reclamos del Tribunal Budista de Derechos Humanos para anular el Premio de la Paz entregado al Presidente del “State Sangha Maha Nayaka Committee”, sino que además ha entregado un Premio de la Paz a un estafador que usurpa ilegítimamente al Patrimonio Cultural Budista, engañando a muchas personas con la posesión de estatus espiritual con el fin de vender pinturas a precios enormes. De este modo, ambos Premios de la Paz son espurios e ilegales, pues mientras un premio otorga aval ético a Bhaddanta Kumarabhivamsa,  que ha participado en crímenes internacionales contra la paz, por otra parte, también se ha otorgado aval ético a Wan Ko Yee, que es un estafador que utiliza el alias de “H.H. Dorje Chang Buddha III”. De este modo, el Comité Internacional de Ética Budista ha implementado la jurisprudencia utilizada en el “Caso Asociación UNESCO de Málaga”, el “Caso Yoga Beer”, el Caso “Norwegian Nobel Committee” y el “Caso UNESCO”, considerando que ambos premios son Cómplices de crímenes contra la Paz y Cómplices de violación al Patrimonio Cultural Budista.

Estos actos demuestran que los miembros del “WORLD PEACE PRIZE AWARDING COUNCIL” no están practicando la Paz Recta y Adecuada (Samma-Santi). Aunque probablemente en el pasado han entregado premios a personas que merecen este reconocimiento, las evidencias son muy claras con respecto a la ilegalidad de los Premios de la Paz entregados a Bhaddanta Kumarabhivamsa y Wan Ko Yee (“H.H. Dorje Chang Buddha III”). Ambas premiaciones son desastrosas, porque avalan actos criminales como el Genocidio y la Estafa, siendo ambas situaciones violaciones al Derecho Internacional y también al Derecho Budista. Así, los miembros del “WORLD PEACE PRIZE AWARDING COUNCIL” han olvidado su deber supremo para la defensa de la paz, avalando éticamente a criminales que utilizan este reconocimiento para seguir perpetrando sus crímenes.

Por lo tanto, la Comunidad Maitriyana le ofrece al “WORLD PEACE PRIZE AWARDING COUNCIL” esta Sentencia Ética como modo de enseñanza sobre la Paz Recta y Adecuada (Samma-Santi), para que esta organización internacional abandone rápidamente su comportamiento inmoral. Si la “WORLD PEACE PRIZE AWARDING COUNCIL” aprende rápidamente de esta Sentencia Ética y anula los Premios de la Paz entregados a Bhaddanta Kumarabhivamsa y Wan Ko Yee (“H.H. Dorje Chang Buddha III”), entonces el Comité Internacional de Ética Budista considerará que se ha llegado a un acuerdo reconciliatorio post-sentencia, y entonces se anularán los cargos tras haberse cumplido el Propósito del Derecho Budista: el aprendizaje del bien y la rectificación del mal comportamiento. Incluso, si en el futuro existiese esta posible rectificación o purificación por parte del “WORLD PEACE PRIZE AWARDING COUNCIL”, entonces el Comité Internacional de Ética Budista también podría llegar a ofrecer guía ética incondicional para la elección de futuros recipientes de Premios a la Paz. Debido a que en el año 2003 el “WORLD PEACE PRIZE AWARDING COUNCIL” ha reconocido a Gandhi con un Premio de la Paz, algo que incluso el Norwegian Nobel Committee falló en realizar, el Comité Internacional de Ética Budista espera que en el futuro recuperen esta visión sobre la Paz Adecuada (Samma-Santi), recordando siempre que es mejor honrar a los guías del pasado que honrar a los criminales del presente.

A pesar de que Gandhi tuvo fallas éticas en su vida personal y en su visión de la justicia social en India, el Maitriyana lo reconoce como un gran seguidor y practicante del Camino de Paz (Santi-marga) creado por Gautama, enseñando que sólo el poder de la purificación ética, la Verdad y el Amor Espiritual pueden triunfar el mundo interno y externo frente a los conflictos de la vida. Por ello, los Seres Libres e Iluminados (Arhats-Bodhisattvas) tienen la capacidad de autosacrificarse por el bien de todos los seres.

El Derecho Budista se rige por la idea de crear una comunidad global basada en los valores esenciales de la paz mundial, la justicia social, la educación avanzada y la salud ambiental. Este Camino de vida ayuda a resguardar lo más importante de la historia de la humanidad. Sin embargo, esto requiere el compromiso de actuar en concordancia con las enseñanzas de los grandes maestros espirituales y activistas sociales, como Gautama y Gandhi, quienes han definido claramente la cuestión de la Paz para que nunca esté distorsionada. Aunque la civilización capitalista y la Organización de las Naciones Unidas ciertamente han fallado en la misión de crear una comunidad internacional de paz, el Maitriyana confirma que el liderazgo ético real y eficiente nunca provendrá de los gobiernos, sino que más bien provendrá de las tradiciones culturales originarias, como los Pueblos Tribales y las Comunidades Espirituales, que durante miles de años han contribuido a un mundo pacífico, justo, sabio y compasivo. Estos Pueblos y Comunidades mayormente continúan existiendo de forma independiente de los poderes de turno, por lo que tienden a ser menos corrompidas. En efecto, cuando los Pueblos Tribales y las Comunidades Espirituales no proveen una crítica ética a los poderes políticos, entonces aumenta la probabilidad de corrupción y beneficio para unos pocos. Como los líderes políticos no pueden satisfacer los requerimientos de un liderazgo ético para la humanidad, entonces esta tarea vacante debe ser cubierta por aquellos que están empoderados por la Verdad y la Libertad, convocando a todas las naciones a unirse en un proyecto mayor de vida que obliga a solucionar los problemas del mundo en el presente y simultáneamente a tener clara la meta de evolución en el horizonte. Por lo tanto, el Derecho Budista defiende la idea del derecho humano a la paz, pero por sobre todo defiende el supremo derecho humano a la evolución, cuyo motor histórico ha sido la libertad, igualdad y fraternidad.

En conclusión, el Comité Internacional de Ética Budista tiene el Propósito (Dharma) de guiar a la comunidad internacional por medio de la Paz Verdadera, lo cual implica una crítica directa a las organizaciones que apoyen una visión distorsionada de la Paz. Por lo tanto, se establece que la “WORLD PEACE PRIZE AWARDING COUNCIL” está violando al derecho humano a la paz al avalar o premiar éticamente a sujetos que cometen delitos, especialmente premiando a sujetos que violan al Derecho Budista. Indudablemente, los Premios de Paz deben ir dirigidos hacia personas y organizaciones que son merecedoras de tal honor, y nunca deben ser dirigidos a aquellos que cometen delitos y atacan a la Paz. La Paz Mundial es un Propósito Supremo (Dharma) que nunca debe estar asociado con criminales, pues de lo contrario la humanidad perdería la fe en un mundo mejor. Únicamente practicando el Camino de la Paz Verdadera, tal y como lo practicaron muchos activistas sociales de la historia, las organizaciones podrán reconocer adecuadamente a aquellos que son merecedores de Premios a la Paz. De esta manera, el Caso sobre la “WORLD PEACE PRIZE AWARDING COUNCIL” constituye una gran enseñanza para que predomine la solidaridad y Verdad, en lugar de que predomine la injusticia y el engaño que oprimen la dignidad intrínseca del ser humano.

Siguiendo el Camino del Maestro Gautama, quien desarrolló un Camino de Paz Recta y Adecuada (Samma-santi-marga) a nivel mundial, el Comité Internacional de Ética Budista supervisa que las organizaciones nacionales e internacionales sean rectas, justas y éticas, nunca traicionando el compromiso con la Paz Mundial, por lo que se ha sentenciado a la “WORLD PEACE PRIZE AWARDING COUNCIL” como “Responsable” de Complicidad con Crímenes contra la Paz y Complicidad con Violaciones al Patrimonio Cultural Budista.

Con espíritu de reconciliación (maitri),

Maestro Maitreya Samyaksambuddha

Presidente y Juez Espiritual del Comité Internacional de Ética Budista (CIEB) y Tribunal Budista de Derechos Humanos (TBDH)

 

 

 

One thought on “Sentencia sobre el Caso World Peace Prize Awarding Council

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s