Sentencia del Caso Ricardo Javier Ocampo

Caso n° 17/2016: Ricardo Javier Ocampo, Comunidad Meditazen & Fundación Bienaventuranza & Asociación Dharma Prema

 

SENTENCIA Y CONCLUSIÓN ÉTICA

 

Estimados Fiscales, Secretarios Ejecutivos y Miembros del Jurado del Comité Internacional de Ética Budista (CIEB) y Tribunal Budista de Derechos Humanos (TBDH), respecto del caso 17-2016 “Ricardo Javier Ocampo, Comunidad Meditazen & Fundación Bienaventuranza & Asociación Dharma Prema”, por medio de la presente, en el día 19 de Julio de 2016, dejo constancia de que se concluye el caso 17 del Comité de Ética para analizar la violación a la Espiritualidad Budista realizada por el acusado, tras la votación de 6 miembros del Jurado, 2 de ellos emitiendo el voto de “Insania” y 4 de ellos emitiendo el veredicto de “Responsable” al acusado por los delitos de FRAUDE ESPIRITUAL Y FALSO ZEN.

Las acciones y enseñanzas de los acusados “Ricardo Javier Ocampo, Comunidad Meditazen & Fundación Bienaventuranza & Asociación Dharma Prema” han quebrantado los preceptos éticos budistas y los lineamientos esenciales de todo movimiento espiritual, demostrando que el Sr Ocampo no es un fraude porque comete violaciones sino que más bien comete violaciones porque es un fraude. Aunque todo sujeto tiene la posibilidad de rehabilitarse y transformarse, alcanzado la Cura (Nirvana) de su pasado, este caso no se trata de alguien que fue un abusador sexual y que luego se convirtió en un maestro espiritual tras haber detenido su camino delictivo de vida. Este caso se trata de un estafador que se ha disfrazado de maestro espiritual para poder cometer delitos, lo cual constituye la esencia del cargo de FRAUDE ESPIRITUAL Y FALSO ZEN. Pero el delito de abuso sexual no es la prueba última de su condición fraudulenta, sino que más bien lo son sus propias enseñanzas, las cuales se asemejan más al Discurso delirante de los psicóticos. Este ha sido el motivo por el que algunos miembros del Jurado del Comité Internacional de Ética Budista han votado por la “Insania” de los acusados. Sin embargo, el Fiscal no orientó la investigación hacia este sendero precisamente porque las acciones del Sr Ocampo demuestran que no se trata de un sujeto psicótico sino más bien de un sujeto perverso, siendo plenamente “Responsable” de sus actos. Este tipo de estructura psíquica que es la Perversión es el fundamento de aquellos que suelen ser psicópatas, lo cual se evidencia en el hecho de que el Sr Ocampo ha sido acusado de múltiples abusos sexuales. Así, el FRAUDE ESPIRITUAL Y FALSO ZEN que llevaron a cabo los acusados no sólo es un ataque a la Espiritualidad Budista sino que además constituye una Estafa masiva a toda la comunidad de discípulos que ingenuamente confiaron en la supuesta Espiritualidad de los acusados. Aunque las enseñanzas de los acusados se encuadran claramente en el Discurso psicótico, el accionar del Sr Ocampo se acerca más al Discurso perverso. Obviamente, existe una cierta Responsabilidad por parte de los discípulos del Sr Ocampo en el hecho de desconocer que el Discurso místico de un Ser Despierto no implica poseer poderes divinos o parapsicológicos, sino que más bien implica desarrollar la contemplación (zen), la sabiduría compasiva (prajña-karuna) y la ética (sila). Cuando estos tres pilares se encuentran ausentes en un supuesto maestro espiritual claramente hay engaño y manipulación religiosa. Todo esto demuestra que los acusados transmiten una Falsa Espiritualidad, lo cual constituye una amenaza a la pureza del Camino Budista, pero también una amenaza a la esperanza de Despertar (Bodhi) que tiene la humanidad.

Este mal comportamiento ético del Sr Ocampo forma parte de un contexto internacional en el que cual las disciplinas espirituales son reducidas a la superficialización y banalización a través de la cultura de los medios de comunicación masiva. En este sentido, existen en el mundo quienes lucran económicamente con la Espiritualidad, tal y como lo han hecho los acusados, quienes disponen de amplios recursos económicos para llevar adelante sus actividades fraudulentas que carecen de la supervisión adecuada de maestros espirituales. Por lo tanto, el Comité Internacional de Ética Budista por ser una organización dedicada a la enseñanza ética y humanitaria, le ofrece a la comunidad de discípulos del Sr Ocampo becas completas para que sus miembros puedan estudiar Zen sin costo alguno, siempre y cuando dicha asociación solicite públicamente disculpas a las víctimas del Sr Ocampo por los abusos sexuales cometidos, comprometiéndose a vivir una vida basada en la rectitud. Esperamos que esta enseñanza ética ayude a los acusados y a sus discípulos a encaminar su mente y cuerpo hacia la Verdad y la Justicia.

Siguiendo el Camino del Maestro Siddharta Gautama, quien ha liderado el Camino de Cura del sufrimiento de las víctimas, establece que los acusados “Ricardo Javier Ocampo, Comunidad Meditazen & Fundación Bienaventuranza & Asociación Dharma Prema” han violado la ética budista y la Espiritualidad, habiéndose dictaminado su “Responsabilidad” por los cargos de FRAUDE ESPIRITUAL Y FALSO ZEN.

El Comité Internacional de Ética Budista tiene el deber de proteger a la Espiritualidad, estableciendo la presente Sentencia como forma de enseñanza ética para el acusado, sus discípulos y sus víctimas.

 

Siempre con espíritu de reconciliación (maitri),

Maestro Budista Maitreya

Guía Espiritual y Presidente del Comité Internacional de Ética Budista (CIEB) y Tribunal Budista de Derechos Humanos (TBDH)

 

 

One thought on “Sentencia del Caso Ricardo Javier Ocampo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s