Objeciones del Defensor en Caso Ocampo

CASO 17

 MEDITAZEN & MAESTRO AMOR

 

DEFENSA EN CUANTO A LAS PRUEBAS APORTADAS POR

TRIBUNAL ON HUMAN RIGHTS

 

 

Por Sekkha Dhamma, Defensor Público

 

Objeciones:

En cuanto a la Evidencia 1:

Para hacer válidos los sucesos que se comentan y se pretende se consideren como Delitos de tipo sexual, es necesario se presenten como Pruebas la o las Querellas correspondientes a cargo del o los Ofendidos, así como la resolución a las Averiguaciones o incluso la Sentencia dictada a cargo de la Autoridad competente, esto presentado en este Caso como “Documentales” que por sí y en esa condición hagan prueba plena.

Hay que aportar la prueba documental legal-administrativa de que el Acusado fue arrestado y además estuvo preso.

De lo contrario, esta Prueba solo se considera presunción, o mera noticia sin trastocar el fondo real y con sustento legal.

 

Evidencia 2:

La Sentencia que se argumenta, debe adjuntarse en “Documental” como Prueba, además que el fallo puede ser impugnado y determinarse Interlocutoria o Definitivamente si la Sentencia fue dictada en términos de Ley y con las Pruebas y Alegatos suficientes. Por tanto, también debe adjuntarse la impugnación legal en documento.

Por otro lado, el Fraude Espiritual no es un Delito Penal, es una violación ética al proceder de cierta figura que se ostenta como representante, líder, guía… y ese proceder debe ser calificado por personas que a su vez estén calificadas para ello. El proceder ético dentro de la práctica es fácil de identificar pero difícil de calificar y más aun de cuantificar, creo que la diferencia es cuando ese proceder se ve manchado de alguna conducta delictiva.

 

Evidencia 3:

Los supuestos poderes extranormales o paranormales y la condición espiritual de Iluminado con que se ostenta el Acusado no repercute en lo legal, si acaso en la ética espiritual si es distinto u ofensivo a otros dogmas, prácticas o creencias, ya que no hay una autoridad, proceso y dictaminación universales establecidas formalmente y capacitadas para comprobar o poner a prueba un individuo con esas características, solo cabe fuera de este terreno espiritual la comprobación empírica o científica para observar y obtener resultados de lo observable. Esas cualidades cuando son reales solo pueden ser identificadas por alguien a esa altura espiritual, y no debe ser correcto afirmar o negar esa condición de otro individuo ya que sería egoica y también antiética dicha exposición. En el último de los casos, se puede identificar tal individuo pero exponerlo rompería los mismos estándares espirituales que quien se ostenta con supuestas cualidades exaltadas.

 

Evidencia 4:

La omisión de la condición penal del Acusado no obliga legalmente a plasmarla en las presentaciones verbales, escritas o digitales donde formula y publicita su apoyo, enseñanza y misión; solo una persona moral, asociación, fuente de trabajo o institución gubernamental y no gubernamental, “todas con capacidad legal y social” puede solicitar los antecedentes penales de un ciudadano, pero éste de ninguna forma está obligado a exponerse, por tanto, esta Prueba solo puede expresar la inconformidad hacia el Acusado respecto a sus antecedentes y el requerir exprese su situación legal al presentarse como Fundación.

 

Evidencia 5:

Al falso Dharma y falso Zen se puede anteponer que la enseñanza y el cuerpo de enseñanza han experimentado adaptaciones a lo largo de su desarrollo y paso por distintas culturas y sociedades, y esa adaptación y cambios sufridos no presuponen la falsedad en sus diversas transmisiones.

Meditazen y su Representante exponen su enseñanza, su visión y su objeto de acuerdo a su origen y formación, y eso no adjudica responsabilidad porque su transmisión sea heterodoxa o distinta a la doctrina madre.

 

Evidencia 6:

El ostentarse como divinidad digna de ser adorada es una presentación y requerimiento a sus seguidores o fieles para consolidar internamente su estructura social y así darse a conocer al exterior; el fraude espiritual solo puede verse desde una óptica distinta que contravenga un estándar, lo singular es que todo dogma, práctica, espiritualidad o religión posee cualidades distintas y a veces opuestas entre sí, por lo tanto, si existen seguidores, practicantes o creyentes, sus plataformas existen para esa diversidad ideológica en masa, y no es fraude espiritual mientras cumpla la función satisfactora y desarrolladora en sus integrantes.

La autoadoración no es un delito penal ni un delito religioso, ya que no se contiene en un Código Penal ni tampoco existe un Código Religioso o Espiritual, mucho menos que así lo contenga.

 

Defensor Público

Sekkha Dhamma

México, 30 treinta del mes de Junio del año 2016 dos mil dieciséis.-

 

 

One thought on “Objeciones del Defensor en Caso Ocampo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s