Acta sobre discípulos de Ricardo Javier Ocampo

ACTA SOBRE DISCIPULOS DEL MAESTRO AMOR

Estimados,

Por medio de la presente acta, en el día 5 de Agosto de 2016, nos comunicamos con ustedes para realizar un Repudio Internacional al mal comportamiento que desarrolla su Fundación, la cual actúa con complacencia y silencio cómplice ante los delitos del Sr Ocampo (alias Maestro Amor). Incluso, aunque nuestra sentencia ética fue dentro del ámbito del Derecho Budista, ustedes han decidido ignorar estas correcciones espirituales y comportarse como cómplices de las violaciones cometidas por el Sr Ocampo, quien además de ser un criminal sentenciado por abuso de menores también enseña visiones espiritualmente fraudulentas desde la perspectiva milenaria del Derecho Consuetudinario del Pueblo Budista. A pesar de que hemos ofrecido a los discípulos del Sr Ocampo la posibilidad de adquirir una formación espiritual genuina y sin costo alguno, han decido responder con amenazas legales. Esto ha sucedido a raíz de cartas de Rafael Indlekofer y Martina Corvalan, amenazando al Comité Internacional de Ética Budista con iniciar denuncias penales y civiles por hostigamiento, daños y perjuicios, persecución ideológica y discriminatoria. En la misma carta manifestaron que nuestros procedimientos fueron falsas acusaciones, injuriantes, carentes de formalidad legal e intimaciones que exceden los marcos de la ley, por lo que se debía abstenerse de formular todo tipo de juicio u opinión sobre su institución. El Comité Internacional de Ética Budista lamenta que se resistan a aprender pacíficamente de los errores cometidos y que no dispongan del conocimiento básico para comprender nuestros procedimientos tradicionales. Confirmamos que tener compromiso con la evaluación y crítica de aquellos que violan los preceptos éticos budistas no es un hostigamiento sino una función intrínseca de toda comuna budista (sangha), siendo un recurso legal que tiene dos mil seiscientos años de antigüedad con el fin de mantener pura la Espiritualidad (Sasana). Confirmamos que todo análisis y expresión veraz sólo puede causar daño y perjuicio a actividades fraudulentas y engañosas, pues la expresión de la Verdad es solidaria, humanitaria y apunta siempre a la Salvación y al aprendizaje de aquellos que cometen delitos y errores. Sólo aquellos que son un fraude o una ilusión pueden sentirse hostigados, dañados y perjudicados por la Verdad. Confirmamos que el Pueblo Budista tiene derecho a investigar y denunciar a aquellos que mientan y utilicen aspectos o imágenes del Budismo –como el término “Zen”- con el fin de engañar a las personas. Si ustedes consideran que no están realizando un fraude espiritual los invitamos a que convoquen a su líder, el Sr Ocampo, para que realice sus supuestas proezas paranormales ante un comité científico capacitado. Sin embargo, incluso ante la posibilidad de que no se traten de meros trucos de magia e increíblemente sean genuinos poderes parapsicológicos, desde la perspectiva del Derecho Budista esto es uno de los peores delitos que puede cometer un maestro espiritual, pues un Ser Iluminado nunca debería ostentar ni adjudicarse divinidad o poder alguno. Obviamente, esta cuestión no le compete a la justicia penal o civil, sino que es una cuestión propia de la justicia budista, la cual ustedes no reconocen como válida precisamente por el hecho de desconocer todo tipo de jurisprudencia sobre Ética Espiritual y Ley Consuetudinaria Budista. En un mundo donde el materialismo y la metafísica atacan cotidianamente a la Espiritualidad, sea a través de la superficialidad o la fantasía, el Derecho Budista no puede dejar de denunciar a aquellos que hacen actividades espiritualmente fraudulentas, incluso ante casos donde existan amenazas hacia el Comité Internacional de Ética Budista. Este posicionamiento ético y étnico no se encuentra fuera del marco de la ley, sino que está apoyada por el Derecho Tribal y el Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Precisamente, solicitar a una institución de ética budista el abstenerse de formular todo tipo de juicio u opinión viola a la Libertad de Expresión. Finalmente, confirmamos que lo que se encuentra fuera del marco de la ley es la complicidad con aquellos que cometen abusos sexuales.

 

Siempre con espíritu de reconciliación,

Maestro Budista Maitreya

Presidente del Comité Internacional de Ética Budista y Tribunal Budista de Derechos Humanos

One thought on “Acta sobre discípulos de Ricardo Javier Ocampo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s