Resolución sobre el Caso Myanmar

Resolución del caso nº02-2015: Myanmar y expresidente Thein Sein

Lunes 25 de Abril de 2016

 

El Comité Internacional de Ética Budista y Tribunal Budista de Derechos Humanos,

Recordando los principios del Derecho Budista, los derechos humanos y las libertades fundamentales establecidos por los instrumentos internacionales, como el antiguo código legal (vinaya) adoptado por la comuna espiritual (sangha) y la Declaración Universal de Derechos Humanos adoptada por Naciones Unidas;

Considerando que los derechos humanos y las libertades fundamentales del pueblo budista y el resto de los pueblos tribales, entre los que se encuentra el pueblo rohingya, incluyen derechos civiles, políticos y culturales sin discriminación alguna;

Consciente de que el pueblo rohingya posee una distinción cultural con respecto al resto de la población, como su autonomía lingüística, y que la misma no se debe a que son inmigrantes sino que más bien son comunidades tribales que han disfrutado de su cultura durante cientos de años;

Preocupado enormemente por los testimonios que provienen de Myanmar que incluyen violaciones a los derechos humanos y libertades fundamentales del pueblo rohingya, como crímenes internacionales de genocidio, limpieza étnica y crímenes contra la humanidad, los cuales buscan el exterminio físico y la supresión cultural que tradicionalmente han disfrutado;

Deplorando la consecuencia de tales eventos, cuyos efectos han sido prácticas de discriminación, apartheid, violaciones sexuales, campos de concentración, persecución y asesinatos masivos, lo cual se asemeja a los crímenes internacionales llevados a cabo por el nazismo;

Tomando en consideración que se han destruido la vida de miles de familias del pueblo rohingya y que esto ha desencadenado en éxodos masivos de refugiados a los países vecinos, los cuales en principio se rehusaban a aceptarlos, perdiendo así la vida de miles de personas;

Examinando que estos eventos que violan al Derecho Budista y al Derecho Internacional fueron llevados a cabo por el gobierno militar de Myanmar y su Expresidente Thein Sein, quienes intervinieron las comunas espirituales (sanghas) del pueblo budista a través de actas ilegales, además de infiltrarse dentro de las mismas a través de falsos monjes como es el caso del Sr Ashin Wirathu con el fin de legitimizar la discriminación y el genocidio a través del Budismo;

Teniendo en cuenta que el régimen militar de Myanmar y el expresidente Thein Sein ya no se encuentran en el poder y ahora gobierna un civil, como paso transicional a un sistema democrático genuino que respete los derechos humanos y libertades fundamentales;

Reafirmando la Sentencia del 1 de Mayo de 2015 del Tribunal Budista de Derechos Humanos contra el gobierno de Myanmar y su expresidente Thein Sein por los crímenes de genocidio, limpieza ética y crímenes contra la humanidad;

Mostrando consternación por el hecho de que el expresidente Thein Sein esté buscando actualmente convertirse en un monje budista con la finalidad de buscar inmunidad o legitimidad espiritual por sus crímenes contra el pueblo rohingya;

  1. Afirma que la Espiritualidad Budista respeta plenamente los principios de los Derechos Humanos, siendo el primer movimiento en la historia de la humanidad que reglamentó en práctica y teoría una defensa de la dignidad intrínseca de los seres humanos y del resto de la naturaleza como vía esencial para la evolución pacífica del mundo y la construcción de una civilización planetaria basada en la Ley (Dharma).
  2. Hace un llamamiento al respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales del pueblo rohingya, debiéndose proteger su distintivo estilo de vida tribal y su derecho a la autodeterminación tanto en Myanmar como en los países en los que se encuentre;
  3. Establece solemnemente que toda práctica violenta que atente contra la vida de los seres humanos y de la naturaleza nunca deberá ser asociada con la Espiritualidad Budista;
  4. Expresa la esperanza de que los pueblos tribales sean plenamente respetados por todos los Estados de Asia, continente donde se encuentra la mayor parte de sus miembros;
  5. Deplora como ilegal las actas cívicas y militares de Myanmar que se han establecido para controlar e interferir con la autodeterminación de la comuna espiritual budista (sangha), continuamente violando sus derechos a través de leyes como la Emergency Provisions Act de 1950, la Unlawful Association Act de 1908 (enmendada en 1957), la State Protection Act de 1975 (enmendada en 1991), la Law Concerning Sangha Organizations de 1990, la Village Act de 1908, la Towns Act of 1907, la Order 6/90 de 1990 y la Order 7/90, las cuales han servido para expulsar o encarcelar a monjes con ideas socialmente comprometidas.
  6. Declara que los actos de genocidio, limpieza étnica y crímenes contra la humanidad llevados a cabo por el expresidente Thein Sein de Myanmar lo convierten en una persona no apta para la ordenación espiritual como monje dentro del Budismo de acuerdo con el código legal (vinaya), por lo que se ordena la restricción a Thein Sein a pertenecer a la comuna espiritual (sangha), debiendo ser declarado como expulsado en el caso de que la ordenación ya haya sido llevada a cabo. Esta prohibición se encuentra en el Mahavagga.
  7. Apela a todos los miembros del pueblo budista a seguir un estilo de vida ejemplar, siguiendo la ética del desapego y la sabiduría compasiva (prajña-karuna) que desarrolló Gautama a lo largo de toda su vida.

 

One thought on “Resolución sobre el Caso Myanmar

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s